sábado 18 de mayo de 2024
Análisis

El clima puede impulsar la propagación del dengue y el Covid

El gran interrogante

¿La variabilidad o el cambio climático puede sutil o bruscamente impulsar la propagación de enfermedades, remodelando el sistema sanitario de nuestro planeta?

En una era en la que el calentamiento global y los fenómenos climáticos extremos se han convertido en norma, la propagación de enfermedades virales transmitidas por vectores artrópodos como mosquitos o el virus del covid, es una preocupación creciente. El aumento de las temperaturas, particularmente, crea un ambiente hospitalario para estos vectores, lo que facilita la propagación de enfermedades que antes estaban confinadas a áreas tropicales

Hablemos un poco del virus del dengue, el mosquito (Aedes aegypti) y el virus del COVID:

El número de individuos de las poblaciones está en relación directa con su capacidad de reproducirse, pero condicionado por las características del ambiente en el cual se desarrolla cada especie. Consecuente con ello, los diferentes organismos, animales o vegetales, utilizan variadas estrategias de sobrevivencia para conservar su población; de ellos surge dos estrategias de crecimiento poblacional, una denominado k estratega con ciclos de vida largos o sea años, crías que necesitan mucho cuidado y el tamaño de esa población está regulado por la densidad de la población , como ejemplo el ser humano. la segunda estrategia de crecimiento está dado por un crecimiento exponencial y se simboliza con la letra r estratega, son individuos de ciclos de vida corto, pero que dejan mucha descendencia de cientos de individuos, sus crías no necesitan cuidados o es minino y ellos depende del ambiente, en este caso las variables ambientales humedad, temperatura, radiación u hospedador (ser Humano) etc. que regulan el tamaño de la población , entonces antes factores ambientales favorables estos individuos tiene grandes explosiones de población, lo cual va a durar, hasta que estos factores desaparecen como ser bajas o altas temperatura, podemos citar como ejemplo el mosquito vector del virus Dengue y el virus del Covid.

Es interesante mencionar nuevamente, que los cambios climáticos favorecen, condicionales ambientales óptimas para que estos individuos r estrategas, desarrollen en grandes poblaciones que afectan al ser humano.

Cita textual de trabajo científico de COVID y variables ambientales, titulado: Casos de COVID-19 en relación a parámetros ambientales en cinco departamentos de la provincia de Catamarca, Argentina. “…La temperatura con el número de casos de COVID-19 muestra valores de correlación inversa que oscilaron entre -0,56 y -0,34. Los porcentajes de humedad muestran una relación ligeramente positiva sólo para Capital y Andalgalá, con valores de 0,34 y 0,40 con el número de casos. Conclusión: Los resultados mostraron una relación entre el número de casos positivos de COVID-19 y los parámetros ambientales de temperatura y humedad en cinco departamentos de la provincia de Catamarca…” Corrales et al (2024)

Con respecto al virus Dengue y su vector el mosquito, se vieron favorecidos en Catamarca por las condiciones ambientales actuales, con temperatura y humedad por arriba de la normal para la época del año, con episodios persistentes. Concordando esto con la epidemia de dengue que aqueja a la población Catamarqueña actualmente.

image.png
image.png

De acuerdo a la modelización realizada, en base a datos Climate Engine, esta plataforma actual de fuente dinámica del clima, para el Valle Central de Catamarca, los datos y estadísticas de los últimos 5 años, mostraron en cuanto al elemento climático humedad, dos fuertes anomalías o desviación positiva (gráfico 1) que coinciden una para el año 2000 (plena pandemia) y la más reciente a finales de mes de febrero y marzo del corriente año. En cuanto a temperatura en los meses estivales y primaverales, siempre se mantuvo también con ambientes cálidos a calurosos con presencia de anomalías por encima de lo normal o habitual. Para las próximas semanas tendremos tendencias (gráfico 2) a disminución de temperaturas, sin descartar un periodo cálido hacia días posteriores al 20 de abril.

Ser proactivo para la prevención y cambiar el enfoque

Si bien la perspectiva de nuevas pandemias es desalentadora, es importante recordar que la enfermedad del dengue no es inherentemente una pandemia. Sin embargo, su persistencia en regiones tropicales y su reciente invasión de zonas aledañas (templadas) señalan la necesidad de medidas efectivas en diagnóstico, prevención y tratamiento (Control entomológico todo el año y fumigación efectiva, lo que quiere decir sí fumigo un barrio a los 5 u 8 días debo fumigar el mismo barrio si no, no será efectiva, ya que los mosquitos infectados dejan huevos que dan crías infectadas).

La reciente aprobación de la vacuna contra el dengue, que ofrece una probable reducción del 90% en las hospitalizaciones, ejemplifica los avances en la lucha contra estas enfermedades. Sin embargo, la responsabilidad no recae únicamente en los profesionales e investigadores de la salud. Cada individuo, así como los gobiernos en distintas escalas (Nacional, provincial y municipal) deben desempeñar un papel crucial en la prevención. Desde medidas de control de plagas hasta evitar el estancamiento del agua, acciones simples pueden mitigar significativamente el riesgo de proliferación de vectores.

De acuerdo a lo que manifestó en Twitter, el Dr. Peter Hotez de la Universidad de Texas Houston (EEUU), “la batalla contra la propagación de Dengue frente al cambio climático es compleja y requiere un enfoque multifacético. Desde pasillos de laboratorios de investigación de virología hasta los patios traseros de los ciudadanos comunes, cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar para reducir el impacto de estas enfermedades”.

Podemos enfrentar este desafío de frente fomentando la concientización, apoyando la investigación e implementando estrategias de prevención efectivas. Recordar que los efectos del cambio climático provocado por el hombre ya no pueden ignorarse y se deben tomar medidas asociando conocimiento y determinación, para salvaguardar nuestra salud y la de las generaciones futuras.

Prof. Dr. Juan Barros - Cátedra de Ecología. Facultad de Cs. Exactas y Naturales. UNCA

Prof. Dra. Liliana Salas - Cátedra Diversidad Animal I. Facultad de Cs. Exactas y Naturales. UNCA

Lic. Uriel Flores - Observatorio Clima. Cátedra de Climatología. Humanidades. UNCA.

Prof. Carrales Misael Andrés. Facultad de Cs. Exactas y Naturales. UNCA.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar