miércoles 1 de diciembre de 2021
18° Catamarca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
cara y cruz

Juntos por la especulación

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
25 de noviembre de 2021 - 01:04 Por Redacción El Ancasti

Los diputados del PRO Natalia Saseta y Diego Figueroa proponen que la Cámara baja respalde las actividades del señor Edgar Adhemar Bacchiani y le otorgue “un diploma de reconocimiento” para alentarlo a “seguir propiciando el conocimiento de este incipiente mundo de las finanzas digitales y descentralizadas”. Con tal propósito, el cuerpo debe declarar de interés parlamentario “la innovadora y primaria charla sobre ‘Educación Financiera en el marco actual de las criptomonedas’ celebrada en el club Red Star el 30 de Octubre de 2021”, según reza el primer artículo del proyecto que ingresó ayer para su tratamiento.
Aparte de confirmar lo que dice el Frente de Todos acerca del estímulo a la especulación financiera en detrimento de la producción que signó la gestión presidencial de Mauricio Macri, los legisladores del PRO pretenden que la Legislatura se involucre en maniobras tendientes a confundir: una cosa son las criptomonedas, instrumento financiero que evoluciona a nivel mundial, y otra la captación de depósitos para especular con criptomonedas, o lo que sea. 

Bacchiani, CEO de una casa financiera, capta depósitos y asegura que los invierte en criptomonedas con solvencia tal que puede pagar dividendos desmesurados a quienes depositan, imposibles de alcanzar con ninguna actividad lícita. Esto es: la única explicación que ofrece para intereses que fluctúan desde el 12 a más del 20% mensual es su palabra y, por supuesto, que paga, como tantos han pagado antes hasta que sobrevienen las catástrofes. Pero el que le entrega plata a Bacchiani no invierte en criptomonedas: invierte en Bacchiani,  confía en él y ya se sabe: la fe no se discute.
Hacer estas discriminaciones no implica acusar a nadie. Solo se da cuenta de detalles de un fenómeno omitidos, por los diputados en su proyecto.

A Saseta y Figueroa no parece generarles curiosidad que las controversias en torno a la inversión en criptomonedas haya comenzado en Catamarca justo cuando el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores advirtieron sobre la posibilidad de que algunas de estas captaciones de depósitos sean fraudes y fachadas para lavado de dinero. Tampoco que la aflicción de los “traders” haya coincidido con la pretensión del Estado provincial de gravar con Ingresos Brutos las utilidades obtenidas con la especulación y con pedidos del Gobierno para que las incursiones de estas financieras sean controladas por el fisco como las de cualquier cristiano que se decide a poner una panchería. Mucho menos que la vocación docente de los “traders” se haya despertado ahora que el Estado pone el ojo sobre sus lucrativas labores.
Si todo es lícito, ¿qué problema puede haber? 

Los diputados del PRO confirmaron la prédica del Frente de Todos: Macri estimuló la timba financiera en desmedro de la producción

La alarma política por el desatino de querer cobrarle impuestos a rentas especulativas fue apretada por Mariano Manzi, presidente de la asamblea local de la Coalición Cívica que fracasó en su intento de acceder a la Cámara de Diputados para capitanear el frente parlamentario de la timba financiera. “Juntos por la especulación”, sin  embargo, tiene garantizada la vigencia al menos con Natalia Saseta, ya que Figueroa dejará la banca que ligó debido a la muerte de Marita Colombo en diciembre, por desgracia.

Es indicativo de las predilecciones de estos tribunos que no hayan promovido declaraciones ni idolatrizaciones personales de orden institucional como la de ahora en asuntos relacionados con la producción, como podría ser la incipiente exportación de mosto o la creación de un banco genético para mejorar los rodeos ganaderos provinciales. Ni la beatificación del padre Esquiú o las festividades por los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle alentaron adulaciones similares a las que, a su criterio, merece este Bacchiani.

Una lástima, porque su interés por las novedades en el universo de las finanzas podría haberse canalizado con más provecho cuando el Gobierno lanzó la idea de crear sus propias criptomonedas, calzadas con emprendimientos mineros, agroindustriales o turísticos. Esto es: criptomonedas provinciales vinculadas a la evolución productiva concreta.

Fue “silenzio stampa” entonces, quizás porque, al no depender de la misteriosa genialidad de Mandrake, los dividendos de estos instrumentos no serían tan sabrosos. 

 

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar