CARA Y CRUZ

Otro quiebre

miércoles, 1 de julio de 2020 · 01:05

Que el Gobierno haya desistido de convertir a la emblemática Cooperativa de Tamberos Limitada (COTALI) en una sociedad anónima con participación mayoritaria del Estado (SAPEM) constituye otro quiebre significativo respecto de la administración anterior, que aplicó el dispositivo de modo sistemático sin que las organizaciones lograran el objetivo de autosolventarse. 
Según el ministro de Industria Lisandro Álvarez, “la intención que tiene el Gobernador es apoyar al sector privado, no hacer ninguna SAPEM o sociedad del estado más”.

COTALI, que pasó de manos privadas al Estado en 2008 y estuvo intervenida sucesivamente en las órbitas de CAPRESCA y los ministerios de Producción y, ahora, de Industria, sería el primer experimento en este sentido de abrir el juego.


“Estamos trabajando junto al sector privado relacionado a la COTALI, no solo los tamberos sino otros participantes, viendo la mejor alternativa pensando en el mediano y largo plazo. Esto lo vamos a terminar de definir y creemos que en un mes o dos a más tardar ya podríamos estar con la nueva figura (para la empresa)”, dijo Álvarez. 

La COTALI produce y procesa alrededor de 6.000 litros de leche diarios, tiene 25 empleados y abastece a unos 300 comercios. Sin embargo, a pesar de la reconocida calidad de sus productos, no ha podido revertir su condición deficitaria y demanda permanentes auxilios el tesoro provincial para cubrir sus gastos. No tanto como la SAPEM PRODUCAT, o la sociedad del Estado CAMYEN, es cierto, pero de cualquier modo marca el fracaso del sector público metido a empresario. Las partidas se le asignaban a través de AICAT: medio millón de pesos destinados a comprar maquinaria; $2.200.000 para “las inversiones necesarias” y “cubrir gastos operativos que demande la explotación”. También se habían destinado por intermedio del programa PROINAGRO otros $440.000 a modo de subsidio para productores lecheros.


“Vamos a ver dentro de nuestras posibilidades poder mejorar las condiciones de los empleados –señaló el ministro de Industria-. Son muchas cosas de las que me tengo que hacer cargo y en esta coyuntura no solo estamos tratando de mantener la producción sino también en paralelo en permanentes reuniones para ver cómo mejoramos. La idea es mejorar la situación, aumentar la producción y en ese sentido evaluamos alternativas en conjunto con el sector privado que va a ser participante activo del futuro de COTALI. Queremos hacer lo mejor y más prolijo para que la empresa pueda generar beneficios en el mediano plazo”.
La lógica de ampliar la participación privada en COTALI es consistente con otras líneas de gestión tendientes a suministrar instrumentos al sector privado, más que nada a través de financiamiento.


Jalil respaldó con aportes del tesoro provincial la creación de Cajas de Crédito en varios municipios del interior, réplicas de la que creó en la Capital.

El mismo modelo, a escala provincial, se aplica con la reforma de CAPRESCA, transformada en Caja de Crédito y Prestaciones Provincial. Ayer se anunció el lanzamiento allí de una línea de créditos hipotecarios con dinero de la AGAP y ejecución y certificación de las edificaciones por parte Ministerio de Urbanización y Vivienda (ver página 3).

Los movimientos confirman que lo que el Gobierno llama “reforma del Estado” está, en lo medular, hecho: concentrar la administración de recursos económicos para obtener un volumen más significativo, que permita un manejo financiero más eficiente. 

Donde se ve con mayor claridad se advierte es en el cambio del régimen de regalías mineras, pero es lo que subyace en la incorporación del IPV a la cartera de Vivienda y de Vialidad a Infraestructura y Obras Civiles.n

Otras Noticias