martes 11 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Maniobras distractivas

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de diciembre de 2021 - 00:05

ediEl caso de Celia Bensandon, una docente a la que Reconocimiento Médico se niega a relevar de sus tareas pese a que padece fibromialgia severa, principio de Parkinson y otros problemas motrices, le vino al pelo a los sindicatos del rubro para reactivar la carga contra la titular de la repartición, Analía Leiva, que viene en falsa escuadra desde que se viralizaron unos audios en los que baja instrucciones bastante brutales a sus subordinados para la atención de quienes requieren licencias.

Bensandon dio a conocer su situación a través de un video que se multiplicó raudo por whatsapp. Se desempeña como profesora en los IES Clara J. Armstrong, La Merced y Maldones y otras escuelas secundarias. Dice que en Reconocimiento Médico ignoraron sus patologías y la obligaron a retornar a las aulas.

“En las últimas dos semanas me caí 24 veces, varias en las escuelas. Ellos pueden dar fe de que no falto nunca”, contó.

Bensandon habría solicitado un cambio de funciones en 2020 debido que no podía estar al frente de alumnos por su condición, pero se la negaron. “La licenciada Bilbao me dijo que si no podía trabajar, renuncie. Tengo pánico de volver a tratar con esa gente”, dijo.

Leiva aseguró que no estaba al tanto de semejante barbaridad y que la docente no presentó los pedidos de licencia correspondientes.

Los sindicatos no perdieron el tiempo y se enancaron de inmediato en el caso para sacar provecho de la sensibilidad pública. Insistieron con exigir la renuncia de Leiva y su equipo, y “medidas ejemplares con los responsables de tamaña situación”.

Oportunismo flagrante, intento de manipulación. La batalla contra Leiva obedece menos a la agresividad y soberbia de la funcionaria que a la pretensión de que se aflojen los controles sobre las licencias que requieren los docentes, en el marco de un encadenamiento de estas exenciones de tareas que ha llevado a la acumulación de docentes en el mismo cargo - suplentes de suplentes de suplentes- y la consiguiente multiplicación de sueldos.

La pelea recrudeció cuando Reconocimiento Médico informó, a principios de noviembre, que se tramitan entre 800 y 1.500 licencias docentes por día, cifra que llamó la atención incluso a nivel nacional.

La reacción de la Intersindical Docente fue revelar que Leiva les había reconocido que hay médicos que otorgan licencias de manera abusiva, pero “no se anima a denunciar por defender a la corporación médica”.

Leiva y otros funcionarios, aseguraron, no quisieron dar nombres y que a pesar de conocerlos no denunciaron los casos penalmente. “No quieren dar los nombres porque son colegas, entonces hay una corporación de la medicina y Reconocimientos Médicos que no quiere tomar el toro por las astas y el hilo se corta por lo más fino que es perjudicar al docente conforme al médico que va. Porque si un docente va con un certificado del médico que está dentro del listado que ellos tienen, en vez de darle 20 días le dan 3 (de licencia)”, dispararon.

Después se largó a circular el audio con los insultos de Leiva, los gremialistas hicieron una denuncia penal contra “autores desconocidos” por la supuesta organización de traficantes de certificados truchos para sacar licencias y se conoció que el Gobierno tiene una lista de profesionales que podrían estar incursos en este tipo de maniobras.

La cuestión es que, como es habitual, las bullas se ramifican de modo tan laberíntico que al final hay que hacer una investigación detectivesca para determinar el origen de las controversias. Que es, en este caso, la cantidad desmesurada de licencias docentes que se postulan diariamente en Reconocimiento Médico, sobre las cuales nadie ha dado hasta la fecha una explicación sensata.

Debe reconocerse la habilidad de los sindicatos para las maniobras de distracción. No se pierden una para que Cruella de Vil parezca un serafín al lado de esta Leiva, cosa que cualquiera lo piense dos veces antes de negar una licencia.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar