miércoles 10 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Se viene el Poncho...

La Catamarqueña

La zamba que nació en otra provincia, cambió de nombre varias veces y terminó siendo catamarcana

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
14 de julio de 2022 - 01:00

Existe en el cancionero de raíz folclórica tradicional de nuestro país, una zamba emblemática que tuvo una ajetreada vida desde su nacimiento hasta nuestros días.

Se trata de La Chujchala (en Santiago del Estero), La Mechuda (en Tucumán) y en Catamarca conocida como La Catamarqueña, La Catamarqueñita o TejedorasBelenistas.

Todo indica que se trata de una canción folclórica, una canción popular tradicional, es decir se trata de coplas generalmente de origen anónimo (o de dominio público) que se transmiten sin registro, oralmente, de generación en generación. No son el vehículo de expresión de una persona o artista individual sino de una comunidad, es decir su autor se perdió en el tiempo y el pueblo o los musiqueros populares la tomaron como propia.

Rastreando viejos registros y crónicas del siglo pasado, figura como registrada en SADAIC con varios nombres.

Existe o existía un archivo en la Biblioteca del Conservatorio de Bahía Blanca, se trata de una partitura de unas 20 páginas donde esta zamba, con el nombre de “La Mechuda”, figura como recopilada por Eugenio Rodríguez Ascencio (Cárdenas), M. Hernández y Rafael Rossi, dentro de una obra llamada «Arte nativo argentino: de motivos, danzas y cantos regionales del norte»

En 1938, esta zamba es grabada por Rafael Rossi y su Trío en el disco de pasta (78 rpm) Nº 9932 del sello Odeón (Boletín Oficial de la República Argentina de 1938, 1º sección).

Otro de los antecedentes de esta zamba es una grabación de 1952 del emblemático músico y recopilador santiagueño Andrés Chazarreta,que la incluye en su álbum para piano “Bailes Criollos” con el nombre de“La Catamarqueña”.

En 1953 Chazarreta la registra en SADAIC como su compositor.

En 1954 Eugenio Rodríguez Ascencio (Cárdenas), M. Hernández y Rafael Rossi la registran en SADAIC en calidad de compositores y autores con el nombre de “La Mechuda”.

Todo indica que hasta aquí solo se trata de un tema instrumental. Otro santiagueño, Felipe Contreras graba el álbum «Mañanitas Loretanas» que en la pista 1 incluyen La Mechuda, zamba, Rossi y Cárdenas. Al escucharla, la música no es igual a las demás versiones.

Con el tiempo empieza a aparecer con letras, que varían según sean los supuestos autores.

Don Atahualpa Yupanqui la nombró como «La Mechuda», pero interpretando la música de «La Catamarqueña» de A. Chazarreta, con varios arreglos para guitarra.Don Ata, en 1956, graba en Radio Splendid “La Mechuda”, zamba tucumana y en el sello EMI-Odeón, en 1976, “La Mechuda”, zamba popular. Una vez en Alemania –en vivo-la interpreta en un solo de guitarra, presentándola como «La Mechuda-Nostalgia», zamba tucumana y al comenzar la segunda parte, recita magistralmente, parte de un poema del peruano José Santos Chocano.

En Santiago del Estero se la denominó «La Chujchala» (de chujcha, que en quechua se refiere a pelo, cabello. En nuestros días se la pronuncia deformada, puesto que es más fácil incorporar una s y no una j). El compositor santiagueño Nicolás Gennero hace una recopilación y adaptación de esta pieza popular anónima.La Editorial LAGOS en 1955, publica con el título La Chujchala, zamba tradicional santiagueña, recopilación y arreglo de Segundo N. Gennero, que la registra en SADAIC como zamba tradicional.

Varios folkloristas le incorporan letra a esa música, uno de ellos es otro santiagueño, Eduardo «Turco» Manzur.

“La Catamarqueña” es el título con que es mayormente conocida y la mayoría de las grabaciones son sobre la melodía original, así lo hizo en su recopilación Eduardo Falú a la que Manuel J. Castilla le puso letra. Así está registrada en SADAIC bajo el Nº 332238.

Sin embargo, en 1983 Castilla y Falú vuelven a registrarla con el nombre de “Tejedoras Belenistas” (en plural), donde Falú le agrega un estribillo e hizo una versión cantada.

En el programa social “Andrés Chazarreta”, de la Dirección Nacional de Artes, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación, obra una partitura con el título “La Chujchala (La Catamarqueña) ”zamba de autor anónimo, revisión de Ariel Ramírez, arreglos de Carlos «Zurdo» Álvarez.

Todo indicaría que la música es un tema anónimo llamado "La Chujchala" del campo santiagueño, presumo ello debido a lo siguiente:

A unos 14 km al NO de Termas de Río Hondo, por el camino que va a la Cañada de Talapozo (pozo, aguada o laguna del tala), se encuentra el paraje llamado Tagamampa. Se trata de un sitio arqueológico relativamente importante en la zona. En las depresiones cercanas, rodeadas por barrancas, se juntan varias vertientes que dan origen al arroyo Chuschala, que cruzando la ciudad de Termas, vuelca sus aguas –generalmente en cantidades insignificantes- en el río Dulce. (Arqueología santiagueña: un diseño de investigación para el Formativo Inferior. Fase explorativa. Roque Manuel Gómez).

Si me voy, volveré hecho sombra, dolido otra vez

La tierra por dentro, de tanto cantarla me quema

y mi boca quiere florecer

La tierra por dentro, de tanto cantarla

Me quema y mi boca quiere florecer

Yo sé que me verán hombre solo, sentido, llorar

Porque Catamarca me crece en la sangre

Como crece el río desde el arenal

Porque Catamarca me crece en la sangre

Como crece el río desde el arenal

Tejedora belenista, telar en flor

Hila con hilo de luna la pena con la canción

Agüita de olvidos bebo de tus manos

Ardido en el fuego de mi corazón

Hombre que, por andar, llena su alma con su soledad

Siente a Catamarca, sus viejos rastrojos

La canta, la nombra para no llorar

Siente a Catamarca, sus viejos rastrojos

La canta, la nombra para no llorar

Mi Belén, no hay adiós, es el tiempo de azul vendimial

Por donde me vaya me sigue esta zamba

Y en su pañuelito florece el nogal

Por donde me vaya me sigue esta zamba

Y en su pañuelito florece el nogal

Tejedora belenista, telar en flor

Hila con hilo de luna la pena con la canción

Agüita de olvidos bebo de tus manos

Ardido en el fuego de mi corazón

Negro Aroca – Catamarcano

Docente, escritor, guía y experto en turismo

Seguí leyendo

Te Puede Interesar