EDITORIAL

El límite del ajuste

domingo, 19 de agosto de 2018 · 04:01

El ministro de Hacienda de la Nación tuvo una expresión de un tenor no muy habitual para un funcionario público de Cambiemos. Contrariamente al relato habitual del oficialismo, reconoció que el ajuste que está impulsando el Gobierno nacional tiene límites políticos.

En una entrevista televisiva que concedió hace algunos días, Nicolás Dujovne dijo: “Probablemente muchos no votaron un cambio económico, votaron un cambio político (…) Hay que tener en cuenta los límites políticos en los cuales uno se mueve". Y luego hizo alusión a un episodio de la historia política argentina que bien debería analizarse por sus similitudes con la coyuntura actual.  "Recordemos la gestión de López Murphy", dijo, refiriéndose al ministro de Economía de Fernando De la Rúa que, luego de anunciar un estrictísimo plan de ajuste, tuvo que abandonar su cargo en los primeros meses de 2001. Duró solo dos semanas como ministro. De todos modos, pese a esa salida precipitada, el ajuste continuó y desembocó, al cabo de unos meses, en una crisis casi sin precedentes en la historia argentina, la de diciembre de ese año, que provocó la renuncia del presidente, protestas, saqueos y una brutal represión que dejó como saldo más de treinta personas muertas en todo el país.

Carlos Heller, diputado nacional mandato cumplido y analista económico, suele pronunciar una frase que también puede adaptarse a las circunstancias del momento: “El límite del ajuste es la capacidad de resistencia de los ajustados”. Es que las políticas de ajuste ocasionan perjuicios muy concretos en los más diversos actores de la vida social. Pretender aplicar estas medidas sin que medie una resistencia de los perjudicados es de necios o incautos. Porque los “ajustados” ni siquiera tienen la convicción de que, una vez superados las padecimientos de esas medidas, el horizonte económico volverá a despejarse y comenzará un período de prosperidad generalizado. La historia de la aplicación de este modelo que solo propone medidas restrictivas y nunca políticas sustentables de expansión en materia económica no permite albergar demasiadas esperanzas.

De modo que no debe extrañarse la fuerte reacción que originó la eliminación del Fondo Federal Solidario en todo el país. En Catamarca hubo pronunciamientos políticos en contra de la medida de legisladores nacionales, provinciales de todos los bloques, de intendentes y hasta el anuncio de que el propio Estado provincial, a través de Fiscalía de Estado, presentaría un recurso judicial para evitar la detracción de estos recursos que son clave para mantener la obra pública, sobre todo en los municipios.

Se trata de una respuesta institucional. Pero lo que el gobierno deberá entender es que no todas las reacciones a las políticas de ajuste tendrán la impronta de la institucionalidad. Se avecinan tiempos de fuerte conflictividad que aconsejan recurrir al aprendizaje histórico para no repetir errores de altísimo costo, incluso en vidas humanas. Que el ajuste sea mitigado para los sectores más vulnerables sería un buen comienzo.

 

Otras Noticias