martes 17 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El negocio de las estafas piramidales

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de septiembre de 2021 - 01:08 Por Redacción El Ancasti

Probablemente hayas escuchado hablar de Intense Live, Ganancias Deportivas, Our Ranch, Qubitech o alguna otra aplicación que te ofrece dividendos increíbles a cambio de una inversión mínima. El sistema requiere que nuevas personas aporten dinero bajo la promesa de conseguir ganancias mensuales que pueden duplicar la inversión inicial en poco menos de un año. En otra época se las llamó “flores de la abundancia”. ¿Cómo las evito?

Lo primero que hay que saber es que estos esquemas “Ponzi” tomaron popularidad por ser un mecanismo de estafa empleado por el italiano Carlo Ponzi en los años 20 en Estados Unidos. Ponzi prometía ganancias extraordinarias por un supuesto beneficio en el tipo de cambio que obtenía por cupones del correo.

Para identificarlos es necesario tener en cuenta algunas pautas que fueron muy bien sintetizadas por Ricardo Yagüe, contador público y docente de Administración Financiera de la UNCuyo. En primer lugar estos esquemas prometen altísimas rentabilidades para el dinero entregado: “Invertí 1.000 dólares y recibí 300 dólares mensuales por un año”, por ejemplo.

En segundo lugar, por lo general requieren que se sume cada vez más gente. De allí la pirámide: cuantas más personas en la base, más retornos hay hacia arriba.

En tercer lugar, hay que saber que en estos esquemas siempre hay gente que sí cobra. De otra manera no podría sostenerse en el tiempo, porque nadie se vería tentado a invertir su dinero si nadie cobrara. No hay que confundirse entonces y pensar que porque alguien está cobrando hablamos de un buen negocio. Llegado un punto, cuando no se puede sumar a más gente, la pirámide colapsa y deja de pagar.

En cuarto lugar las pirámides casi siempre tienen un “manto de legalidad”. Por caso, Intense Live se promociona como una empresa que genera ganancias a través del transporte de pasajeros (como una especie de remisería), Ganancias Deportivas asegura que las ganancias surgen de las apuestas deportivas en todas las ligas del mundo, o la última, Our Ranch, que se vende como una aplicación en la que el usuario invierte en “vacas virtuales” (sí, el animal).

De una u otra manera, estos esquemas en algún momento dejan de funcionar: puede ocurrir que alguien decida retirar su inversión antes de lo pautado, o que ya no queden personas para ingresar al circuito y por lo tanto se corta la cadena de pagos.

En Catamarca ya hubo personas damnificadas por la aplicación Our Ranch, pero también las hubo de a decenas en Santa María, donde hubo personas que entregaron desde sus ahorros en dólares hasta vehículos recién comprados para ingresar a un esquema de ganancias que con el correr del tiempo no llegan.
 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar