lunes 13 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

La fiaca oficialista

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de mayo de 2022 - 01:10

En 1969 se estrenó en las salas de cine del país “La fiaca”, una película dirigida y guionada por Fernando Ayala –quien a su vez se basó en la obra teatral homónima de Ricardo Talesnik-, que tuvo como protagonistas a los geniales Norman Briski y Norma Aleandro.

El filme cuenta la historia de Néstor Vignale, un empleado de una oficina citadina que una mañana decide faltar a su trabajo en un intento de rebelión. Vignale le explica a su esposa Martha que despertó padeciendo una fiaca única, súbita e incurable. Tanto que se niega a seguir la rutina laboral que tenía hasta entonces y empieza a dedicar todo su tiempo a la diversión y el entretenimiento. Vignale sufre los reproches de su madre (Lydia Lamaison), quien comparte el techo con el matrimonio y le recuerda su rol de "empleado ejemplar"; inclusive sus colegas y jefes acuden a su casa para instarlo a retomar las actividades. Todo fue hasta que la realidad de su vida cotidiana lo hace meditar sobre su decisión.

Un tormento de características similares a las de Vignale parece haber afectado a los diputados provinciales del Frente de Todos: de repente, se quedaron sin ganas de sesionar, al menos durante este primer mes del período ordinario. Los dos años de la pandemia, por lo visto, los han dejado sin fuerzas para levantarse e ir a trabajar a la Legislatura. Todavía necesitan tiempo para caer en la cuenta de que la presencialidad está de regreso y que las sesiones ordinarias ya se pusieron en marcha.

En rigor, el periodo ordinario de sesiones en el Poder Legislativo fue habilitado por el gobernador Raúl Jalil el 1º de mayo. Los diputados tuvieron la primera sesión el miércoles 4, con el único fin de fijar fecha y hora de las sesiones. Un mero formalismo. La Cámara baja, por tradición, sesionó siempre los días miércoles, mientras que el Senado lo hace los jueves. Pero este mayo, a diferencia de otros, tiene tres miércoles consecutivos inhábiles: el 11 pasado fue el natalicio de Fray Mamerto Esquiú, el 18 será el Censo Nacional 2022 y el 25 se celebra el día de la Revolución de Mayo. Debida a esa razón, la bancada de Juntos por el Cambio propuso sesionar los martes, en forma excepcional, para evitar que este mayo sea un “mes muerto” para la actividad parlamentaria en ese cuerpo. Sin embargo, el peronismo impuso la fuerza del número y se decidió retomar las sesiones en junio. ¿Por qué no los martes? No dio ninguna explicación, simplemente mandó a votar y a otra cosa.

La Constitución de la Provincia establece en el artículo 92º que “ambas cámaras se reunirán en sesiones ordinarias todos los años desde el 19 de mayo al 30 de noviembre. Pueden prorrogar por sí mismas sus sesiones por no más de treinta días y ser convocadas a sesiones extraordinarias por el Gobernador de la Provincia”. No obstante, la tradición fue que la actividad comenzara en la semana siguiente a la apertura oficial de sesiones del titular del Poder Ejecutivo.

Pero los diputados oficialistas no tienen ningún apuro. Con esta postergación, 2022 concluirá con apenas 6 meses de sesiones ordinarias, sin contar las dos semanas de receso administrativo de julio, que los legisladores toman religiosamente a la par de los empleados del cuerpo. Es decir, trabajarán menos de la mitad del año, pero, por supuesto, lo cobrarán completo y con todos los gastos, viáticos y otras gangas que forman parte de su inveterado apego al privilegio de casta.

Aunque a diferencia de Vignale, los diputados no sufren reproches hogareños, apercibimientos ni sanciones, sino que tienen una jugosa dieta asegurada sin mover un dedo. Un digno ejemplo de contracción al trabajo en un año en que los laburantes rasos, los de todos los días, están padeciendo los efectos devastadores de una inflación histórica que les destruye el poder adquisitivo y les deteriora aún más su calidad de vida.

Con estas muestras de desprecio por el resto, los diputados se convierten en los únicos constructores de su pésima imagen social. No hay forma de defender semejante vagancia. Solo ellos pueden “trabajar” medio año y cobrarlo entero. Es la fiaca más rentable del mundo.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
LAURO. UNO DE LOS VACUNOS DE RAZA BRAFORD PREMIADOS EN LA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE CORRIENTES.

Te Puede Interesar