viernes 12 de julio de 2024
Análisis

Gasto de los hogares (Segunda parte)

Por Lic. Marcelo Altamirano y Fernanda Gigantino (alumna) (*)

Continuando con el breve análisis del gasto en los hogares, en este nuestro segundo envío vamos a intentar responder algunos de los interrogantes que nos hacíamos. Nos preguntábamos: ¿Por qué los precios de los rubros relevados crecen hasta cinco veces más que el propio IPC? La respuesta es bastante simple desde el punto de vista matemático ya que la canasta sobre la cual se calcula el IPC está compuesta por más de 500 bienes que componen al menos 13 rubros diferentes como se puede ver en el siguiente gráfico sobre el IPC de junio 2024 para CABA y el propio IPC es un promedio ponderado de esa cantidad de bienes.

image.png

Entonces ¿Acaso el IPC no refleja la realidad? De hecho, el IPC representa una realidad parcial, toda vez que la canasta de bienes que considera no es representativa de las particularidades de nuestra región, por ello siempre debe considerarse al IPC solo como un indicador y entender que es muy probable que no refleje situaciones particulares, por ejemplo, en el caso de mayo los alimentos subieron más que el promedio y son los alimentos los bienes a los que los consumidores destinan la mayor parte de sus ingresos.

¿Qué consecuencias tiene el hecho que los precios de los rubros crezcan en forma tan dispar? Cuando eso sucede en contextos inflacionarios se provoca una “carrera de precios” entre los diferentes sectores que pujan por la distribución del gasto familiar y eso puede acelerar el proceso inflacionario.

¿Qué nos sugiere la diferencia en la tasa de crecimiento de los precios de los sub rubros de alimentos? Es algo que tiene que ver con las preguntas anteriores y se puede entender en el sentido que la oferta detecta para cuales bienes, las familias, tienen mayor sensibilidad o lo que es lo mismo cuales son los bienes de la canasta que son “preferidos” por los consumidores y por los que están más dispuestos a soportar una mayor suba de precios.

¿Cómo afecta en las tendencias del gasto? Esta situación es importante a la hora de entender lo que puede estar pasando hacia el interior de las familias, en términos de suspender o reemplazar comidas, si los bienes que componen el desayuno/merienda han subido menos que los que componen el almuerzo/cena, es muy probable que se produzcan reemplazos (una infusión en lugar de cena, por ejemplo)

¿Tiene algo que ver el tema de las marcas? Durante nuestra observación, se ha notado en varios casos que, si bien la mayoría de las marcas originales siguen disponibles, han aparecido muchas nuevas como sustitutos y hubo cambios en el tipo de bienes, por ejemplo, de leche a alimentos en base a leche. Es probable que, si se relevan las segundas y terceras marcas, las variaciones en los precios serían menores

¿Relacionada con que otras variables deberíamos trabajar esta información? Sin duda alguna la relación con los ingresos de las personas, accesibilidad a los bienes y servicios y los medios de pago disponibles, son quizás la variables más importantes a tener en cuenta y es un trabajo que comenzaremos a hacer en el segundo semestre durante el dictado de microeconomía en la FCEyA.

(*) Instituto de Economía y Finanzas - [email protected]

Seguí leyendo

Te Puede Interesar