CARTA AL DIRECTOR

Descontextualizar a Esquiú para justificar un atropello

sábado, 15 de junio de 2019 · 04:00

Señor Director:

No dejan de sorprender las actitudes de algunos representantes del pueblo. Un día salen en los diarios abrazando a la imagen de la Virgen del Valle en España y al día siguiente votan en la Cámara de Senadores de la Nación a favor del aborto.
Tampoco dejo de asombrarme por la ambivalencia en el consejo de una diputada provincial al obispo Urbanc, “a los pastores evangélicos y a otros grupos conservadores” de recuperar las palabras de Fray Mamerto Esquiú “… sin leyes no hay verdadera libertad.” La legisladora también expresaba que “Esquiú haya iluminado a las autoridades de algunos credos y comprendan que la construcción de ciudadanía es fruto de acuerdos, y que esos acuerdos materializados en normas y leyes son necesarios -ayer y hoy- para la organización del Estado y la construcción de ciudadanía”.
Me llamó poderosamente la atención que saque de contexto una frase de Fray Mamerto Esquiú y direccione el prestigio del fraile para convalidar, por ejemplo, la ley que se intentó promulgar en el Senado de la Nación en 2018, conocida como Interrupción Voluntaria del Embarazo.
La diputada olvida que el fraile también decía en aquel famoso sermón del 9 de julio de 1853: “... la ley es el resorte del progreso, y los medios no deben confundirse con los fines. ¡Libertad! No hay más libertad que la que existe según la ley. ¿Queréis libertad para el desorden? ¿La buscáis para los vicios, para la anarquía? ¡Maldigo esa libertad!”.
“La religión y la patria tienen los mismos intereses, nacen de un mismo principio... ¡Argentinos!... la religión os felicita, y como ministro suyo os vengo a saludar... cantaré mi admiración a la nobleza de los argentinos; pero también señalaré sus llagas, apartando los ricos envoltorios que encubren vuestra degradación...”.
“Obedeced, señores, sin sumisión no hay ley; sin leyes no hay verdadera libertad; existen sólo pasiones, desorden, anarquía, disolución, guerra y males de que Dios libre eternamente a la república argentina; y concediéndonos vivir en paz, y en orden sobre la tierra...”.

El padre Esquiú, al igual que cualquier cristiano, obedece a Dios (fuente de toda verdad) y cumple con el decálogo. “No mataras” incluye también a las personas por nacer.
Los políticos de la New Age nos proponen que el hombre tiene libertad, pero no naturaleza. Desvinculan la diversidad biológica entre hombre y mujer y la relación entre el hombre y Dios, negando la diferencia y reciprocidad natural a fin de construir una antropología milenaria para imponer un pensamiento único que reduce la persona a la medida del propio deseo y la realidad a un relativismo que promueve una identidad e intimidad afectiva desligadas de la realidad biológica y natural del ser humano.
Envilecen la libertad, colgándose del manto de la Virgen y el hábito de Fray Mamerto Esquiú para validar posturas irreconciliables con la vida. A fuerza de ley pretenden construir ciudadanía a partir de una libertad autorefencial, huérfana de verdad y justicia. La Libertad sin verdad no hace libre a las personas, las esclaviza.

Los pensamientos, las ideas y palabras de Fray Mamerto Esquiú tomadas como referente son incompatibles con el proyecto de ley elaborado por la misma diputada de prohibir la instalación o exhibición, permanente o transitoria de símbolos e imágenes religiosas en todos los edificios públicos de la provincia, así también remover los que ya estuvieran colocados.

La historia nos dice que la República Argentina se fundó católica. Catamarca se fundó católica; es mayoritariamente católica y ecuménica. Mire la Constitución, la historia personal y religiosa de los padres de la patria (incluido Fray Mamerto Esquiú), el nombre de sus departamentos, sus calles, avenidas, centros de salud, educación, agrupaciones, etc.
Santa María, Santa Rosa, Fray Mamerto Esquiú, San Fernando, Virgen del Valle, San José, San Juan Bautista. ¿Hay libertad de culto desde la creación del Estado? Sí. ¿La mayoría de la población actual sigue siendo cristiana? Sí. Por lo tanto, no nos molestan los símbolos e imágenes religiosas católicas en el ámbito estatal. Lo que nos molesta es que nuestros representantes no busquen y pongan en práctica soluciones para problemas urgentes, como los hay, en la economía, la seguridad y la salud de la población. Molesta que se trate de imponer una agenda con leyes que destruyen la historia, la religión e identidad de nuestro pueblo. Molesta que se use el poder del Estado para criminalizar: la objeción de conciencia. El estar a favor de la vida. El pensar que existe el bien y el mal. El derecho-deber de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones. En resumen, hastía, porque no ganamos, sino perdemos libertades y derechos.
Si apoyamos a políticos como éstos vamos a terminar retratados en una gráfica estadística, desempleados, golpeados por la inseguridad y con los bolsillos vacíos, caminando por la avenida (falso) Progreso y Justicia, ex-Avenida Virgen del Valle; preguntándonos: ¿qué nos pasó?
Jaime Alejandro Castro
DNI 22.751.425

Otras Noticias