domingo 20 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Daiana Martín Lazo

"Crecer, innovar y proyectar nuevas líneas de producción son mis grandes retos"

"Lácteos Micky" es una reconocida empresa familiar que reabrió sus puertas al mercado provincial a principios de este año, apostando por los clásicos vasos de yogur. Daiana Martín Lazo, tercera generación de esta familia, hoy sueña con llevar la marca a todo el país: "Para eso necesitamos al campo y que Catamarca crezca", augura.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En los primeros premios “Joven Empresario” que entregó la Cámara Argentina de la Mediana Empresa, Daiana Martín Lazo fue ganadora por haber reactivado "Lácteos Micky", una industria láctea ubicada en el Parque Industrial El Pantanillo, destinada a la elaboración de yogur bebible fortalecido con vitaminas A y D. Con el objetivo puesto en alentar a los productores locales y ampliar su abanico en el mercado, representó a Catamarca entre los finalistas al Premio Joven Empresario Argentino, que se entregaron en el Congreso de la Nación.

En 2016, cuando se recibió de ingeniera agrónoma en la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCA, Daiana se fijó como meta la reapertura de la fábrica. “Desde entonces fueron varios años de trabajo, inversión e innovación. La pandemia retrasó los tiempos, pero aún ante las adversidades no bajé lo brazos y todo el esfuerzo se ve reflejado en la reactivación de nuestra planta industrial, pudiendo concretar la nueva puesta en marcha de Lácteos Micky en la pospandemia”, contó a Revista Express. Hoy elabora yogur en una presentación en potes de 125 gramos que se consiguen en cuatro sabores (vainilla, frutilla, durazno y ananá) y próximamente tiene intenciones de ampliar la producción al yogur con frutas y yogur en sachet.

“Como mujer, joven, profesional y empresaria es un gran orgullo haber concretado el proyecto. Hace varios años vengo invirtiendo, capacitándome y formándome para estar al frente de la empresa. Lácteos Micky es la única empresa láctea privada de la provincia que elabora yogur. Apostar por la producción local, generando valor agregado y mano de obra genuina siempre fue mi prioridad. Hoy le puedo ofrecer a la sociedad catamarqueña un producto de calidad, saludable, rico en nutrientes y a precios accesibles”, destacó Daiana.

Actualmente, los productos se comercializan en la Capital, Andalgalá, Belén, Fiambalá y Tinogasta, en supermercados, distribuidoras, despensas, autoservicios, escuelas, comedores y residencias. “En este corto lapso de tiempo que llevamos en el mercado vamos ganando terreno y los productos están llegando a toda la provincia, con muy buena aceptación por parte de la sociedad. Además, tenemos la ventaja de estar muy cerca de la ciudad, lo que nos permite abastecer los puntos de venta en el momento que lo requieran, evitando grandes gastos de logística”, explicó.

“Apuntamos no solo a abastecer la demanda local, sino también a convertirnos en una empresa a nivel nacional y, para ello, necesitamos de los productores tamberos, que Catamarca crezca en la industria láctea. Somos una empresa competitiva y a la altura de grandes marcas. Como empresaria catamarqueña mi prioridad es darles un mensaje a los productores que desean invertir en la actividad tambera. Quisiera que Lácteos Micky sea el punto de partida para incentivar a los productores a que apuesten por la producción local y que Catamarca vuelva a ser conocida por su cuenca lechera, ya que en los últimos años muchos tamberos cerraron sus puertas”, contó.

En este sentido, insistió en que en Catamarca “necesitamos a los productores y necesitamos al campo”. “Son ellos, junto a la industria, los motores del país”, dijo.

Por último, Daiana aprovechó para destacar el apoyo que recibió en este camino. “El agradecimiento más importante es a mi familia. A mis padres, hermanos y mi novio por el apoyo incondicional que siempre me brindaron en el proceso. Ellos son el pilar fundamental de este sueño cumplido”, destacó.

Una empresa familiar

Todo empezó en 1977 con un tambo que fundaron Miguel Martín Palacios y María Muñoz Medina, los abuelos de Daiana. Ambos son inmigrantes españoles que llegaron a Catamarca para instalarse en Nueva Coneta en 1960. “Fueron pioneros en desarrollar actividades agrícolas ganaderas, destacándose en la producción hortícola, citrícola, forrajera, tabacalera, vitivinícola, algodonera y en la cría-recia de ganado vacuno y producción tambera”, recordó.

El tambo siguió creciendo de la mano de la segunda generación, los Martín Muñoz: Miguel, el papá de Daiana, y sus hermanas María, Elvira y Patricia. “Me enorgullece destacar que vengo de una familia que me inculcó desde muy pequeña el significado del trabajo, de la lucha y la perseverancia. Pertenezco a la tercera generación que conoce y vive la realidad del sector lácteo y los establecimientos tamberos, y que sigue apostando por Catamarca, por la industria y por el campo”, destacó.

La principal materia prima del yogur, la leche ‘cruda’, la obtienen del tambo de Micky, reconocido y de gran trayectoria en Catamarca, que es manejado hace varios años por Miguel Martín Muñoz, el padre de Daiana. “También soy parte activa en varias tareas, cerrando así la cadena productiva desde el tambo al consumidor. Somos una empresa familiar y catamarqueña”, destacó Daiana, que además forma parte de prácticamente toda la línea de producción de los yogures en la planta de El Pantanillo. "Lácteos Micky", como tal, se inauguró el 25 de septiembre de 1993.

“El tambo está a solo seis kilómetros de la planta industrial, lo que implica una gran ventaja porque nos permite industrializar la leche del día y obtener un producto fresco, nutritivo y de excelente calidad”, remarcó.

Texto: Peze Soria

Fotos: Ariel Pacheco

Seguí leyendo

Te Puede Interesar