miércoles 10 de abril de 2024
Condena en suspenso

Fútbol violento: "Dieron un mal ejemplo"

Por la batahola durante un partido de fútbol infantil en el Club Vélez Sarsfield, dos hombres recibieron una condena de prisión en suspenso. Uno de los acusados era policía y fue absuelto por otro hecho.

“El deporte en los niños debe crear buenos hábitos y respeto. Dieron un mal ejemplo”, consideró el fiscal de Cámara Miguel Mauvecín al momento de los alegatos. Jonathan Gabriel Ochoa y Víctor Espeche debían responder por una batahola durante un partido de fútbol infantil, en noviembre de 2021. Ochoa fue imputado por “lesiones graves” y Espeche, por "lesiones leves”, ambas “calificadas por ser cometidas en ocasión de un espectáculo deportivo". Además, Ochoa sumaba una acusación anterior, por la demora de un adolescente, en marzo de 2013; junto con él, estaba imputado otro joven, ambos numerarios de la Policía de la Provincia. Oportunamente, se los acusó por vejaciones” y “lesiones graves en concurso ideal en calidad de coautores”. Por este primer hecho, el representante del Ministerio Público Fiscal no acusó. “La duda beneficia a los imputados”, remarcó.

El Tribunal estuvo integrado por los jueces Patricia Olmi, Jorge Palacios y Marcelo Soria. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal Miguel Mauvecín. El abogado Víctor García defendió a Espeche; el abogado Juan Pablo Morales asistió a Ochoa y los abogados Leandro Robledo y Herman Zalazar asistieron al otro policía imputado.

El más antiguo de los hechos es del 2013 cuando el policía Ochoa junto a un compañero -ambos numerarios de la Comisaría Séptima -, habrían golpeado a un joven durante un procedimiento callejero en un barrio de la zona norte de la ciudad. El otro hecho se sucedió en noviembre de 2021. Ochoa y Espeche se vieron involucrados en otro hecho de violencia, ocurrido en un partido de fútbol de inferiores de la Liga Catamarqueña. Esta batahola tuvo lugar en las instalaciones del Club Vélez Sarsfield, en la zona sur capitalina, en donde habían disputado un partido de fútbol Juventud Unida y Defensores del Norte por una fecha de la Octava División. Al término del cotejo se produjo una revuelta entre padres simpatizantes.

En la instancia de alegatos, el fiscal de Cámara remarcó, con relación al primer hecho, que “si hubo lesiones, fue durante el alojamiento. El proceso de demora fue antes”. Mauvecín valoró los informes médicos. De esta manera, se pudo constatar que el adolescente ingresó al centro de salud 24 horas después de haber recuperado la libertad. “No sabemos qué pasó en ese tiempo”, remarcó.

Para el representante del Ministerio Público Fiscal, la versión del denunciante no se condice con la prueba documental. “Se advierten contradicciones. El chico ingresó sin lesiones, tras el procedimiento policial. La investigación debió enfocarse en otra dirección. La declaración no está apoyada por otra prueba. El Ministerio Público Fiscal no alcanzó la certeza. El estado de duda es insuperable y esa duda beneficia a los acusados”, sostuvo.

Por ello, con relación hecho, el fiscal Mauvecín no acusó. Pidió la absolución por el beneficio de la duda.

Con relación al segundo hecho, indicó que “hubo un altercado entre padres” y dos personas resultaron agredidas. “Espeche se acercó de atrás, en medio del tumulto, y pegó. Intercedió otra persona, que recibió un golpe desde atrás. Ochoa pegó un golpe en el ojo”, detalló.

El fiscal Mauvecín se apoyó en los testimonios, los exámenes médicos, informes y fotos. Por ello, consideró que la agresión quedó plenamente acreditada. “Los relatos fueron coincidentes sobre los hechos. Era un espectáculo infantil, con acceso al público”, recordó.

Con relación a este hecho, el representante del Ministerio Público Fiscal mantuvo la acusación. Solicitó para Espeche, una pena de seis mes y para Ochoa, una pena de tres años, ambas en suspenso. A la vez, solicitó que los acusados se capaciten en temáticas de niñez y violencia.

“Hubo una agresión frente a niños que practicaban deportes. Hay que educar. Fue traumático para los niños y sus familiares. Exigían un triunfo deportivo a los 10 años. El deporte en los niños debe crear buenos hábitos y respeto. Dieron un mal ejemplo”, consideró.

A su turno, el defensor Robledo adhirió al pedido de absolución para su asistido. En tanto que los abogados Morales y García se opusieron a lo solicitado por el fiscal de Cámara y pidieron la absolución para sus defendidos. Pasado el mediodía, el Tribunal dio a conocer el veredicto. Ochoa fue condenado a tres años y Espeche, a seis ambos. Ambas condenadas quedan en suspenso.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
José Leiva, padre del joven fallecido. 

Te Puede Interesar