Primero se negó a entregar su celular y finalmente quedó secuestrado

Investigan a una subcomisario por las estafas telefónicas

Había sido contactada por un sujeto que fingió ser Marcos Denett. Comerciantes locales hicieron la denuncia por los cuantiosos gastos.
domingo, 12 de agosto de 2018 · 04:12

El llamado telefónico recibido el miércoles por la subcomisario indicaba que unas veinte personas, integrantes de una comitiva del Gobierno, llegaría a Andalgalá para entrega de donaciones. Los pedidos eran de lo más variado: desde cargas virtuales a teléfonos celulares hasta un asado con una gran cantidad de bebidas alcohólicas y alojamiento en el hotel de turismo. 

La investigación que se inició a cargo de la fiscal subrogante, Cecilia Ontivero de Rojano, está orientada a determinar si hay elementos para sospechar de la participación de la policía en las estafas. Por tal motivo, desde la fiscalía se ordenó el secuestro del teléfono celular de la mujer. Sin embargo no habría sido tarea sencilla, ya que según confirmaron las fuentes consultadas, en un primer momento la numeraria se opuso a hacer entrega del aparato. Recién el viernes, puso a disposición de la justicia el celular.

Todo se originó el miércoles cuando comerciantes de "La Perla del Oeste" se vieron sorprendidos por las exorbitantes cargas telefónicas que habían sido solicitadas para varios números. Las cargas ascendían a los 13 mil pesos. La subcomisario había manifestado que habían sido solicitados desde la secretaría de Seguridad y que estos serían abonados cuando la comitiva arribe a la ciudad.

Luego la mujer se dirigió al hotel de Turismo en donde efectuó una reserva para el alojamiento de veinte personas. Finalmente en un comedor encargó que se prepare una parrillada con vinos y champagnes. El dueño del comercio habría realizado una compra por 30 mil pesos, pero tras enterarse que todo se había tratado de un engaño radicó la denuncia correspondiente. La Fiscalía investigará las llamadas recibidas por la subcomisario y tratará de determinar la procedencia. 

Modalidad  en ascenso


Las estafas telefónicas han sido una práctica reiterada en la provincia.
En enero, un comerciante fue víctima de un cuantiosa estafa telefónica luego que timadores lo llamaran para que les hiciera entrega de una veinte de baterías para automóviles y que les cargara 8 mil pesos en tarjetas telefónicas. El damnificado al advertir que se trataba de un engaño decidió denunciar penalmente el caso. Las baterías luego fueron recuperadas.
Los "secuestros virtuales" también ha sido otra modalidad de engaño telefónico. Semanas atrás se conoció el caso de una pareja que había sido contactada por el supuesto secuestro de su hija adolescente.

Otras Noticias