domingo 16 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

A juicio por atacar a otro hombre por celos

Los hechos ocurrieron en Los Altos, Santa Rosa. El acusado había sido imputado inicialmente por tentativa de homicidio. La victima admitió que había mantenido una relación sentimental con la pareja del acusado.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
28 de septiembre de 2006 - 00:00
Un hombre que en febrero de este año secuestró a un joven, lo obligó a desnudarse, lo amenazó con un arma de fuego y hasta le realizó disparos intimidatorios en un ataque de celos será juzgado por varios delitos. Se trata de José Argentino Taboada, de 32 años y oriundo de Santiago del Estero, a quien desde la Fiscalía de Instrucción Nº 1, subrogada por Juan Pablo Morales, se envió a debate por los delitos de “privación ilegítima de la libertad, abuso de armas y lesiones leves en concurso real”.

Los hechos que se le endilgan a Taboada ocurrieron exactamente el 11 de febrero, aproximadamente a las 23 sobre ruta 64, a la altura de Los Altos, en el departamento Santa Rosa.

Entonces, José Alberto Paz circulaba en su motocicleta Zanella 110 junto a Javier Mendoza, cuando advirtió que lo seguía de cerca un Peugeot marrón. En el rodado iban Taboada y su pareja, Mercedes Farías, quienes alcanzaron al motociclista y lo obligaron a detenerse.

En esos momentos Farías se bajó del auto y le dijo a Paz que necesitaba hablar con él, a lo que éste accedió. Entonces, Mendoza se bajó de la moto y su lugar fue ocupado por Farías, quien junto a Paz emprenden viaje hacia la zona de Huacra, seguidos desde cierta distancia por Taboada.

Esto fue advertido por Paz, quien intentó huir al sospechar que el automovilista tenía segundas intenciones. Éstas quedaron al descubierto cuando Taboada lo interceptó y se bajó del automóvil esgrimiendo un revólver calibre 32 corto con el que apunó a Paz y obligó a subir en el asiento del acompañante, mientras que la mujer Farías ascendió al asiento trasero.

Antes de llegar a Huacra, Taboada salió de la ruta 64 y se internó por un camino vecinal unos 600 metros, donde detuvo su marcha. Allí, siempre revólver en mano, obligó a Paz a bajar del rodado y a quitarse la ropa. Entonces, tras recriminarle una supuesta relación con su pareja, Farías, Taboada efectuó cinco o seis disparos cerca de la cabeza de Paz. Luego le apoyó el caño del arma en la cabeza a su víctima y gatilló, aunque para entonces ya había descargado el tambor.

Ante esta situación, Taboada le pidió a Farías que le alcanzara más balas, pero como la mujer se negó le aplicó varios golpes con la culata del revólver a Paz, lastimándole la oreja izquierda. Recién entonces el acusado cesó su ataque y se marchó junto a Farías, mientras que Paz quedó herido y desnudo en medio del monte.

En su declaración, Paz admitió que había mantenido una relación sentimental con Farías, pero aseguró que ésta le había dicho que era separada.

En contra del acusado, además del testimonio de la víctima, pesaron varias pruebas que se colectaron en la causa, como el secuestro del arma empleada, un revólver marca Doberman que fue secuestrado en una vivienda propiedad de un familiar de Taboada, en Ahumada y Barros 1.280 de esta ciudad.

Originalmente Taboada estuvo acusado de homicidio en grado de tentativa, pero posteriormente se le modificó la calificación a la actual.
Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
murio aislado en su casa y su perro comenzo a devorarlo

Te Puede Interesar