viernes 24 de mayo de 2024
Editorial

Vidas en riesgo

La decisión del gobierno nacional de frenar la obra pública y encorsetar el prepuesto para el área, tiene variadas consecuencias. Además de producir decenas de miles de despidos o suspensiones algunas estadísticas hablan de más de cien mil-, y de restringir el efecto benéfico que genera en el movimiento económico, también ocasiona graves inconvenientes en áreas específicas. Uno de esos casos es el de mantenimiento de las rutas nacionales.

Podrá tolerarse por un tiempo que se paralicen los proyectos de construcción de nuevas rutas, pero el formidable recorte presupuestario para el sector anticipa muchos y graves inconvenientes en, por ejemplo, el mantenimiento de las rutas. Hace algunos días, personal de Vialidad Nacional, conjuntamente con los gremios que representa a los trabajadores, emitieron un documento revelador. El escrito advierte que “la importante restricción presupuestaria comunicada por las autoridades de la institución, la cesación de los convenios con municipios para la contratación de cuadrillas y la desvinculación laboral de empleados de esta institución ponen en serio riesgo el cumplimiento de manera eficiente de las tareas necesarias para el mantenimiento de la Red Troncal en la provincia de Catamarca”.

Los despedidos de Vialidad Nacional, distrito Catamarca no eran ñoquis ni tenían legajos manchados por inconductas o incumplimientos. Todo lo contrario; poseían una foja de servicios intachable. Son profesionales, técnicos y administrativos que a diario y durante muchos años, realizaron aportes muy importantes para el funcionamiento del organismo. Ninguno de ellos, además, había ingresado a trabajar por cuestiones vinculadas a la política sino por sus capacidades técnicas y profesionales.

Vialidad Nacional cuenta con poco más de 200 empleados para atender el mantenimiento y mejoras de casi 1.200 kilómetros de rutas, el 70% de ellos conservados íntegramente por administración, es decir con personal y equipos propios. “En Vialidad Nacional no sobra gente, por el contrario, falta personal. En muchos casos, hay agentes que cumplen dos o más funciones. Todos son indispensables, señala el documento.

Por otra parte, la restricción presupuestaria a la que ha sido sometida para este año el organismo pone en peligro la seguridad de las rutas. Los empleados sostienen que desde hace varios meses no se compran los repuestos e insumos necesarios para el mantenimiento de los equipos viales y unidades livianas, que sufren el lógico deterioro por su uso intensivo. Además, la falta de insumos impide que se realicen con regularidad trabajos propios de la conservación como el retiro de derrumbes, conformación de banquinas, desmalezado de banquinas y zona de camino. Tampoco hay insumos para realizar trabajos habituales como el bacheo y sellado de fisuras.

Lo señalado para Catamarca vale para todas las jurisdicciones nacionales. Si no existe el mantenimiento adecuado de las rutas por donde transitan a diario miles de personas, el incremento de accidentes será exponencial. Los recortes presupuestarios ponen en riesgo vidas.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar