lunes 16 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Retórica y chantaje

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
31 de marzo de 2022 - 01:05

La Casa Rosada malversa la retórica federal para tratar de ocultar sus mentiras y su centralismo.

Anticipándose a una posible sentencia de la Corte Suprema que reponga a la Ciudad de Buenos Aires el punto de la coparticipación que le arrebató en septiembre de 2020, forzó el respaldo político de 19 gobernadores con un argumento falso: que los recursos que eventualmente recupere la administración porteña serán sustraídos a las provincias.

La verdad es que los fondos podados a CABA se destinaron a resolverle una revuelta policial detonada por reclamos salariales al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. De tal modo, si la Corte Suprema revierte la poda, la que debería verse afectada es la Provincia de Buenos Aires, no el resto de las provincias. Salvo, por supuesto, que el Gobierno nacional decida mermar los giros al interior para mantenerle la integridad presupuestaria al protegido de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Tan sencilla trama pretende complicarse con hojarascosas apelaciones a las disputas decimonónicas entre unitarios y federales, que convenientemente se omiten cuando entran en liza cuestiones como las de los subsidios a los servicios que benefician al área metropolitana en detrimento del interior. Subsidios que incluyen a los porteños, ciertamente, pero sobre todo al populoso conurbano en el que finca su potencia electoral el cristinismo.

Así, el razonamiento que la administración Fernández trasmite a través de los mandatarios surge de un chantaje: si no hay respaldo contra CABA, los fondos que le falten a Kicillof saldrán de lo que se destina a las provincias.

Las patas de esta sota ya se veían cuando Alberto Fernández ejecutó el recorte.

“Albertismo sin Alberto”, Mirador Político del 13 de diciembre de 2020, tras el lanzamiento de la Liga de Gobernadores del Norte Grande. Como ahora, los gobernadores oficialistas habían apoyado el recorte a la CABA para cortar la insurrección policial que amenazaba a Kicillof, aunque a través de una solicitada:

“Cualquier crisis en el superpoblado Conurbano incuba un potencial erosivo demoledor para el poder nacional. La prioridad que tiene el área en la agenda de la Casa Rosada por mero peso demográfico se acentúa ahora por el hecho de que es la base territorial del kirchnerismo: un fracaso de Kicillof, más si es traumático, podría ser definitivo para el sector. No es que los gobernadores desconfíen de la intención federal de Fernández, pero, hombres prevenidos, no pudieron evitar preguntarse qué podría tener que hacer el bienintencionado Presidente si al amigo Axel le tocaba enfrentar nuevos inconvenientes presupuestarios, encima con tamaña protectora. Convenía prepararse, por las dudas nomás, para la eventualidad de tener que responderle, a la catamarqueña, que se juega con el coya, pero no con las alforjas”.

El gobernador Kicillof y sus promotores sufrieron un traspié importante el año pasado: perdieron las elecciones de medio término en la Provincia de Buenos Aires. Dos de los 5 millones de votos que perdió el Frente de Todos respecto de las presidenciales de 2019 se fugaron en ese distrito.

De algún lado tendrán que salir los recursos para evitar la restricción del presupuesto bonaerense si la Corte falla a favor de CABA. Lamentablemente, los gobernadores no han construido consistencia suficiente para resistir las extorsiones de la Rosada, que ampara al cristinista Kicillof por muchas diferencias ideológicas que puedan manifestarse en torno al acuerdo con el Fondo Monetario.

Federalismo invocado para tratar de blindar al gobernador de Buenos Aires. Federalismo trucho de un Presidente devaluado por los sistemáticos embates de sus socios metropolitanos, que postula un pungueo administrativo como heroica causa aglutinante del interior.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar