sábado 3 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Razones ambientales y económicas

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Es un lugar común señalar que el futuro energético en el mundo pasa por las fuentes renovables. Argentina tiene un potencial enorme, particularmente en la energía eólica y la solar. Cambiar la matriz energética, reemplazando las energías fósiles, no es solamente un avance en la estrategia de preservación del ambiente, sino además un abaratamiento de los costos. Este año, como consecuencia del aumento del precio de las energías tradicionales por la guerra entre Rusia y Ucrania, los recursos gastados en la importación fueron cuantiosos. En los primeros seis meses de este año el país gastó 6.600 millones de dólares, pero la sangría de divisas continuó, y con mayor fuerza, en los meses de julio y agosto.

Una investigación realizada recientemente por la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) determinó que casi la mitad del territorio argentino es apto para desarrollar energía eólica. Establece que si se crearan parques eólicos solo en el 3% de la superficie (42.000 km2) con mejores condiciones por la potencia y constancia de los vientos, se podría generar tres veces la demanda eléctrica nacional. “Es posible instalar parques eólicos en 1.361.500 km2, lo que equivale al 49.4% de la superficie de nuestro país. Con solo usar los 42.236 km2 más aptos se podría generar 3,3 veces la energía que consumimos hoy en día. Tendríamos un excedente que hasta se podría exportar”, manifiesta el estudio.

Entre 2018 y 2021 la participación de la energía eólica en la matriz energética general de la Argentina se cuadruplicó –existen en la actualidad 57 parques eólicos-, pero está lejos de la incidencia que esta fuente natural tiene en los países más desarrollados.

Razones ambientales y económicas se funden para pronosticar un crecimiento muy fuerte de las energías renovables en el país Razones ambientales y económicas se funden para pronosticar un crecimiento muy fuerte de las energías renovables en el país

El trabajo señala cuáles son las porciones del territorio con mejores condiciones para instalar los aerogeneradores. Menciona, en ese sentido, la Patagonia, particularmente el límite entre Chubut y Santa Cruz, y el sur de la provincia de Buenos Aires. Pero también hay otras zonas aptas, entre ellas el centro y sur de Catamarca, cerca del límite con La Rioja, provincia donde ya existe un parque eólico cerca de la ciudad de Aimogasta.

De todos modos, las características de la provincia la hacen más propicia al aprovechamiento de otra fuente de energía limpia, la solar. En Catamarca existen funcionando 7 parques solares en los departamentos Tinogasta, Pomán y Antofagasta de la Sierra, que abastecen a casi 70 mil hogares. Y hay otros dos parques más, de mucha mayor envergadura que los que ya funcionan, pero que tienen atrasos en su ejecución. Se localizarán en los departamentos La Paz y Capayán.

El objetivo inmediato de crecimiento está fijado por ley, la 27191, que establece que en 2025 la Argentina debería tener por lo menos el 20% de su matriz energética proveniente de fuentes renovables. Hoy tiene el 13%.

Razones ambientales y económicas se funden para pronosticar un crecimiento muy fuerte de las energías renovables en el país, que tiene un potencial de proyección impactante y por encima del resto de los países de la región. Catamarca tiene, en ese contexto, también mucho para aportar.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar