domingo 2 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Perderle el miedo, pero no el respeto

Volver a etapas de aislamiento social no es una alternativa viable, pero hay prácticas preventivas básicas que se han dejado de cumplir.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
19 de agosto de 2022 - 00:15

Es muy común, por estos días, escuchar hablar de la pandemia de Covid-19 como si fuese parte del pasado. La práctica cotidiana de las personas, su vida social, están casi regidas por las costumbres que existían hasta febrero de 2020. Solo el uso del barbijo, requerido en ciertos ámbitos, nos hace caer en la cuenta de que la pandemia aun sige vigente. Y sigue vigente porque el virus circula a nivel global, enferma a nivel global y mata, también a nivel global.

Si bien las estadísticas indican que la letalidad de la enfermedad ha disminuido notablemente por las vacunaciones masivas, el panorama no deja de ser preocupante. La Organización Mundial de la Salud indicó en las últimas horas que las muertes por Covid-19 aumentaron en un 35% a nivel mundial en las últimas cuatro semanas. En los últimos siete días 15.000 personas murieron en el mundo como consecuencia de haber contraído la enfermedad.

En la Argentina hay todos los días fallecimientos por coronavirus, aunque las cifras son mucho más bajas que en la mayoría de los países que llevan una estadística confiable. En nuestro país mueren diariamente, tomando como referencia la última semana, un promedio de 18 personas por día. En Brasil la cifra es de 211, en Chile 27, en Colombia 30, en México 62, en Estados Unidos 484, en Alemania 117, en España 81, en Italia 104, en Francia 56 y en Reino Unido 104.

Volver a etapas de aislamiento social no es una alternativa viable, pero hay prácticas preventivas básicas que se han dejado de cumplir Volver a etapas de aislamiento social no es una alternativa viable, pero hay prácticas preventivas básicas que se han dejado de cumplir

En cuanto a los casos, en el mundo se registran cada día más de 820.000 contagios todos los días, pero se entiende que el número es mucho mayor, considerando que los testeos han bajado de una manera considerable. Pero si aun fueran efectivamente alrededor de 820.000 casos diarios, la cifra sería similar a la que existía a fines de abril del año pasado, cuando morían por semana casi 60.000 personas. La baja en el número de muertos respecto del número de casos (que es lo que registra la tasa de letalidad) que hoy se observa respecto de lo que acontecía hace un año y cuatro meses se explica, como ya se apuntó, por la existencia de las vacunas. De hecho, que la Argentina hoy esté entre los países con menos muertos diarios se vincula con el hecho de que es uno de los países con los índices de vacunación más altos del mundo, 83% con dos dosis, mientras que el promedio global es del 62%.

Volver a etapas de aislamiento social no es una alternativa viable, pero hay prácticas preventivas básicas que se han dejado de cumplir, como por ejemplo usar el barbijo en determinadas circunstancias, evitar el contacto con personas con síntomas, participar de actividades sociales cuando se tienen síntomas y no concurrir a realizarse el testeo correspondiente.

Además, hay todavía un porcentaje importante de la población que no ha concurrido a colocarse la tercera y la cuarta dosis de las vacunas, que contribuye a evitar los casos graves de la enfermedad.

A diferencia de lo que ocurría en las primeras etapas de la pandemia, los ciudadanos parecen haberle perdido el miedo a la enfermedad. Puede ser lógico, luego de un año y medio. Pero al menos es necesario no perderle el respeto.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
pesados lastres en el distrito clave

Te Puede Interesar