jueves 19 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

OSEP, solo contra chicote

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de marzo de 2022 - 01:10

La Obra Social de los Empleados Públicos afianza una dinámica distorsionada al abocarse a resolver los problemas recién cuando éstos toman estado público. Reacciona contra chicote y afirma la percepción entre prestadores y afiliados de que la conforma una burocracia ineficaz y negligente de la que no puede esperarse funcionamiento regular.

La semana pasada fue ilustrativa en este sentido, tras la acumulación de las quejas de médicos, kinesiólogos, celíacos y padres de chicos que requieren docentes integradores para su educación.

El de las familias con chicos con discapacidades es un claro ejemplo de falta de empatía. La cobertura de las maestras integradoras empezó a formar parte de la agenda de OSEP a mediados del año pasado, luego de las conmovedoras declaraciones radiales de un padre desesperado y harto de trámites inútiles. El impacto del testimonio indujo la inmediata reacción de las autoridades del organismo, no se sabe si por iniciativa propia o por órdenes de superiores preocupados por los perjuicios políticos que podían desprenderse de la indiferencia.

No obstante, el asunto sigue en la nebulosa. A pesar de que la obra social anunció modernizarse lanzando una aplicación para afiliados y otras herramientas digitales, aún no puede agilizar el pago de los reintegros, ya que los expedientes deben pasar por 12 las oficinas de control. De tal modo los padres, quienes varios meses tuvieron que pagar de su bolsillo a las maestras, ahora podrían tener el reintegro de manera más ágil, pero no le especificaron el tiempo, o si será con demoras de tres meses como viene sucediendo.

El Círculo Médico reclamó una deuda de seis meses por seguimiento de COVID. Son 160 los médicos que realizan el seguimiento telefónico a pacientes positivos de coronavirus, quienes deberían haber cobrado en octubre del año pasado. Tras denunciar públicamente el atraso, el viernes recibieron la noticia que los fondos correspondientes a los meses de octubre y noviembre estaban acreditados. Achique de deuda, por lo menos.

Algo similar ocurrió las prestaciones a pacientes de COVID de los kinesiólogos, a quienes les hicieron el depósito el mismo viernes que a los médicos, capaz que porque ya estaba aprobado el acuerdo con el FMI, o porque habían publicado una extensa solicitada revelando el atraso a la opinión pública.

Los profesionales no creen que el respaldo del Congreso al entendimiento con el organismo multilateral haya tenido algo que ver.

“Gracias a los medios por comunicar, eso nos ayudó mucho. Ahora seguiremos luchando para que la OSEP no se atrase tanto”, dijeron.

Los afiliados celiacos tenían paralizado desde hacía tres meses el beneficio de harina apta, pero en la semana y luego de dar a conocer su situación salió el pago hacia la distribuidora y desde el jueves pueden retirarla en un solo lugar que tiene convenio.

En la semana, hubo otros reclamos con solución parcial, como el caso de la familia Varela-Coria, que desarrolla una pelea digna de Sísifo por la entrega de los 15 medicamentos desde febrero y antes por el cumplimiento de la Ley de Discapacidad que exige la cobertura del 100% en los tratamientos que necesitan sus hijos.

El viernes se supo que la familia fue a la farmacia de OSEP luego de pedir por todos los medios por los expedientes, que finalmente salieron, pero a cuenta gotas.

Aún así no logran juntar los 15 medicamentos para sus hijos Imanol y Baltasar que padecen síndrome de Duchene.

Administración discepoliana, la de OSEP: el que no llora, no mama.n

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar