miércoles 10 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Ocho mil millones

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de julio de 2022 - 00:05

En estos momentos el mundo está llegando a los 8.000 millones de habitantes, apenas 11 años después de haber llegado a los 7.000 millones. El crecimiento vertiginoso de la población mundial en las últimas décadas es un tema de creciente preocupación y ha merecido que el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) declarara, en el año 1989, cuando la población llegó a los 5.000 millones, a todos los 11 de julio como el Día Mundial de la Población.

La superpoblación es una amenaza para la supervivencia de millones de personas en aquellos países en los que la cantidad de habitantes es de tal magnitud que no alcanzan los recursos para que puedan abastecerse todos convenientemente. Esta situación, sumadas a las guerras internacionales e internas, provocan que millones intenten todos los años migrar hacia otros países, encontrando resistencias que a veces se resuelven de la peor manera, como lo prueban de manera cruelmente simbólica las mujeres, hombres y niños ahogados queriendo ingresar a Europa desde África.

Para las Naciones Unidas, la planificación familiar es un derecho humano (ese fue el tema del Día de la Población de 2018), pero en la práctica no se respeta. El control de la población puede efectuarse a través de mecanismos de planificación familiar convalidados y aceptados por las propias personas. Pero la planificación natural es muy difícil de implementar y la inmensa mayoría no tiene la suficiente información como para practicarla con eficacia. Los métodos anticonceptivos, mientras tanto, son inaccesibles para los sectores de mayor vulnerabilidad de los países en los que la población se duplica con pocas décadas de diferencia.

La prioridad principal en materia de población es garantizar la planificación familiar para empoderar a las personas y contribuir al desarrollo de los países La prioridad principal en materia de población es garantizar la planificación familiar para empoderar a las personas y contribuir al desarrollo de los países

La planificación familiar es bastante más que elegir cuántos hijos tener. Es, según el documento del PNUD de este año, "que las familias puedan planear su vida, vencer a la pobreza, mejorar la salud de las madres e hijos, lograr una mayor equidad de género, disminuir la mortalidad materna y sostener a la juventud”.

La Argentina tiene una densidad poblacional bastante menor que el promedio mundial, del mismo modo que Catamarca. Pero, aunque desde hace varios años se realizan campañas de concientización y se distribuyen gratuitamente preservativos y pastillas anticonceptivas, hay sectores vulnerables de la población que no logran aún desarrollar una planificación familiar adecuada.

El tema elegido para el Día de la Población que hoy se celebra en todo el mundo es “Hacia un futuro resiliente para un mundo de 8000 millones de personas: aprovechar las oportunidades y garantizar los derechos y las opciones para todos" Temas anteriores reflejan los desafíos para los próximos años. Las prioridades son garantizar la planificación familiar para empoderar a las personas y contribuir al desarrollo de los países, invertir en las y los adolescentes y en las y los jóvenes, permitir el acceso universal a los servicios de salud reproductiva y combatir la pobreza con eje en la educación de niñas y niños.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar