miércoles 18 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

La festividad al palo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de mayo de 2022 - 01:10

Era sabido que si el 1º de Mayo no caía en un día hábil sería una oportunidad para la demagogia política, incluso aún sin necesidad de peticiones de los gremios estatales mediante. Fue lo que sucedió, por fortuna parcialmente, en varios municipios del interior de Catamarca, que dieron el asueto hoy para que los trabajadores no se queden con ganas de festejar hasta donde puedan durante el domingo. Una sensibilidad conmovedora.

La versión de que el Gobierno de la Provincia decretaría hoy como día no laborable por aquel motivo circuló en modo “fake news”: una supuesta captura de un mensaje del gobernador Raúl Jalil en su cuenta de Twitter, que se viralizó a través de una red de mensajería. El tema causó un revuelo tal que desde el Ejecutivo salieron a desmentir tal decisión. De hecho, lo correcto hubiera sido que se enviara a los medios un parte de prensa con la información correspondiente, lo que por cierto no ocurrió. El supuesto tuit era una “truchada” audaz.

Desde el punto de vista formal, el Día del Trabajador es un feriado inamovible en el calendario nacional, con lo cual no existía razón para trasladarlo al lunes. Dice el artículo 6 de la Ley 27.399: “Los feriados nacionales cuyas fechas coincidan con los días martes y miércoles serán trasladados al día lunes anterior. Los que coincidan con los días jueves y viernes serán trasladados al día lunes siguiente". No es el caso del 1º de Mayo.

Pero los intendentes catamarqueños Sebastián Nóblega (Tinogasta, FdT), Eduardo Córdoba (Andalgalá, JPC), Eduardo Menecier (Paclín. FDT), Susana Zenteno (Valle Viejo, FDT), Roxana Paulón (Fiambalá, FDT), Marcelo Saavedra (Los Varela, FDT), Rodolfo Santillán (Ancasti, JPC), Armando Seco Santamarina (El Rodeo, FDT) y Guillermo Ferreyra (Fray Mamerto Esquiú, FDT) no pudieron resistir la tentación demagógica y decidieron bajar hoy las persianas de la actividad oficial en sus jurisdicciones, por lo visto sensibilizados por esta fecha festiva para los municipales. Algunos argumentos son piezas verdaderamente emotivas. Es el caso del tinogasteño Nóblega, quien consideró “un acto de justicia ofrecer un día compensatorio a todos los trabajadores y trabajadoras para que expresen sin obligaciones laborales el festejo de su día”. En otras palabras: no se queden con ganas, métanle con todo y nos vemos el martes. Hombre de gran corazón este Nóblega.

En cambio, su par rodeíno, Seco Santamarina, no se quedó solamente con el asueto sino que además endulzó los oídos de sus municipales con un anuncio de aumento salarial de 45% para los de planta permanente y contratados, y de un 33% para los precarizados. “Esto es para que puedan hacer frente a la inflación”, dijo. Más todavía, luego del brindis con los municipales, organizó un sorteo de dinero entre los presentes y les regaló una fiesta a puro chamamé. Si hay miseria, que no se note.

La intendenta oficialista Paulón armó su acto del Día del Trabajador el viernes con el anuncio del pase a planta permanente de un centenar de municipales que se encontraban en situación de contratados. “Esto no significa un aumento del gasto”, se apresuró en aclarar, “sino que está contemplado en el presupuesto de Fiambalá”. Paulón se jactó además de haber equilibrado el presupuesto municipal, al punto tal que “no necesitamos el acompañamiento de la Provincia” con las ayudas extraordinarias.

Menos pomposos estuvieron Córdoba en Andalgalá y Ferreyra en Fray Mamerto Esquiú. El primero añadió al asueto de hoy una orden de compra por $3.000 para ser usada en los comercios de esa ciudad, mientras que “Guillo” adelantó el pago de un bono no remunerativo ni bonificable de $2.000 para los municipales de planta permanente, contratados y personal con planes. "Quiero decirles gracias por todo lo que hacen día a día para que nuestra ciudad esté cada vez más linda. Gracias a toda la familia municipal, porque gracias a ustedes logramos que cada vez nos elijan más", dijo Ferreyra, tan enternecedor como siempre.

Si alguien creyó que con el Día del Milagro instituido el 7 de septiembre, en agradecimiento a que el terremoto de 2004 no causó víctimas fatales, se terminarían los feriados antojadizos, este grupo de intendentes demostró que es posible exprimir algo más del calendario. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
escalada politica

Te Puede Interesar