viernes 30 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Inconcebible: no es delito aún

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de septiembre de 2022 - 00:25

Como una respuesta a la condena que el Estado argentino recibió hace ya varios años por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Ejecutivo nacional acaba de enviar al Congreso de la Nación un proyecto de ley para tipificar como delito la compra y venta de niños. Puede sonar extraño pero es así: no existe esa figura en el Código Penal argentino actualmente en vigencia. El tema fue objeto de debate hace algún tiempo a raíz de declaraciones de Javier Milei, que cuando un periodista le consultó su opinión sobre la venta de niños respondió que “es una discusión para la que no sé si estamos preparados”.

La condena de mención es por el caso de Leonardo Fornerón, un hombre de Entre Ríos que hace 22 años intenta revincularse con su hija. Apenas nacida, la beba fue, según la denuncia, dada en adopción por la Justicia de esa provincia en un proceso irregular a un matrimonio de mucho dinero, pese a la voluntad del padre de criar a la criatura, que ahora ya es toda una mujer.

Puede sonar extraño pero es así: no existe la figura delictiva de compra y venta de niños en el Código Penal argentino actualmente en vigencia Puede sonar extraño pero es así: no existe la figura delictiva de compra y venta de niños en el Código Penal argentino actualmente en vigencia

La condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos le impuso a la Argentina la obligación de hacer posible el restablecimiento del vínculo entre padre e hija, que hasta ahora no se cumplió, pero además “investigar penalmente a todos los partícipes de la adopción irregular y tipificar el delito de compra y venta de bebés”.

La iniciativa presentada en el Congreso establece penas de 5 a 15 años de prisión para quienes compren o vendan niñas, niños y adolescentes. La misma pena es para quienes sean condenados por funcionar como intermediarios. Los funcionarios que hayan cometido o participado de algún modo en la realización del delito serán inhabilitados por el doble de tiempo de la condena.

La venta de bebés es mucho más habitual de lo que se piensa. Se trata de acciones que suelen involucrar a familias con cierto poder adquisitivo y con problemas para procrear, por un lado, y, por lo general, a madres que se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema y que por esa razón no pueden afrontar la crianza de un hijo o una hija, por el otro. Hay otros casos que no involucran la entrega de dinero pero sí un acuerdo que no está regulado por la ley -porque no se enmarca en una adopción formal- aunque no puede tipificarse como un delito penal. Hay, tanto en los casos donde existe entrega de dinero como en los que no, situaciones en las que los padres "adoptantes" inscriben al niño como propio, para evitar cuestionamientos legales posteriores.

Se trata de situaciones irregulares que el nuevo proyecto contribuirá a evitar, pero son necesarias, además, estrictas medidas de control para prevenir o impedir el tráfico de bebés, niños o incluso adolescentes. Y además, hacer más eficientes los mecanismos de adopción, lo que ayudaría también a evitar estos acuerdos informales que, si hay contraprestación de dinero, se convertirán en poco tiempo en delitos penales.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Riesgo. La inoperancia solventada y premiada por el Estado alimenta la bronca en la administración pública.

Te Puede Interesar