miércoles 22 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Enorme potencial para la transición

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de abril de 2022 - 01:00

El pasado martes, los habitantes de los departamentos de Belén, Andalgalá, Tinogasta y Pomán fueron abastecidos con energía generada en parques solares radicados en Saujil, Fiambalá y Tinogasta. Fue un hecho excepcional que se debió a que la empresa Transnoa, que alimenta con energía a todos el oeste catamarqueño, realizó trabajos de mantenimiento, quedando todos esos departamentos sin la provisión de energía del interconectado nacional.

La coyuntura demostró el crecimiento ostensible en la generación de energía alternativa en Catamarca respecto de años anteriores, pero deberá señalarse que la provincia está muy lejos de los objetivos que se pueden fijar en función de la potencialidad que posee. Lo mismo sucede a nivel nacional.

El desarrollo de las energías renovables es clave para que la Argentina pueda gozar de soberanía energética, una meta que cobra otra vez enorme trascendencia a raíz del aumento del precio del petróleo y el gas natural como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania. Pero, a diferencia de décadas anteriores, donde el concepto de soberanía energética estaba asociado a la mayor producción nacional de hidrocarburos, en la actualidad se vincula sobre todo con el crecimiento de la energía obtenida a partir de recursos renovables.

El calentamiento global tiene como una de las causas principales la quema de combustibles fósiles. De hecho, el sector energético es el responsable de casi las tres cuartas partes de de las emisiones a nivel global, por lo que la transición energética se torna imprescindible.

Argentina es responsable apenas del 1% de la emisión de gases - entre Estados Unidos, China e India generan más de la mitad-, pero el desarrollo de las energías renovables de encararse de todos modos por razones éticas, sino también por argumentos comerciales y financieros. Así lo señala Ana Julia Aneise, Licenciada en Economía y Maestranda en Economía y Derecho del Cambio Climático (FLACSO): “Se debe reconocer que la presión global por abandonar los fósiles no es solo ética y diplomática, sino también comercial y financiera: crecerán con el tiempo los condicionamientos al crédito y las barreras comerciales a las exportaciones de acuerdo con su huella de carbono, dificultando la inserción internacional para los países que retrasen el proceso”.

Argentina, y Catamarca en particular, tienen enorme potencialidades para el desarrollo de las energías alternativas. En el caso de nuestra provincia, sobre todo la solar, pero en determinadas regiones también la eólica. La experiencia de esta semana ha sido exitosa, pero solo como un hecho acotado y circunstancial. El objetivo es generar cada vez más energía que pueda inyectarse permanentemente en el sistema interconectado nacional, lo que, además de ser un aporte a la lucha contra el calentamiento global, resulta de importancia económica en un nuevo esquema global que procura estándares ambientales cada vez más exigentes.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar