sábado 1 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Encadenamiento nefasto

La UNCA informó que la mitad de sus ingresantes dejó de estudiar después del primer cuatrimestre, por problemas en la educación de base.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de septiembre de 2022 - 00:30

La Universidad Nacional de Catamarca informó que la mitad de sus ingresantes desertaron este año, la mayoría debido a deficiencias en su formación de base.

“El ingreso fue mayor que años anteriores, porque en los dos años de pandemia no intentaron acceder y este año aumentó la matrícula, pero también sabíamos que los dos años de pandemia habían impactado en la formación y nivel de los chicos en secundario, que ya era malo en general. Lo que estamos viendo es que en el primer cuatrimestre muchos chicos no alcanzaron para regularizar las materias y tenemos un nivel de desaprobación importante y no son tantos los que siguen intentando”, dijo el rector Oscar Arellano.

“El 50% de los chicos no pasaron los primeros exámenes. La deserción del primer año hablamos del 30% pero ahora estamos hablando de que el 50% no alcanzó y no pudo aprobar y regularizar. Se visualiza que este año es un año difícil, nos hace pensar en cursos de nivelación”, añadió.

Aún considerando el impacto de la pandemia, la situación confirma el dramático fracaso del sistema educativo para proporcionar a los jóvenes herramientas eficaces para realizarse personalmente e insertarse en el mundo del trabajo. Es una deuda que viene arrastrándose desde hace décadas, que ninguna gestión atina siquiera a comenzar a saldar. Es, en rigor, la gran deuda pendiente, que condena a gran parte de las generaciones jóvenes a un destino frustrante o de exclusión.

Cuando se dieron a conocer los pésimos resultados obtenidos por los alumnos catamarqueños en las pruebas APRENDER de 2021, que mide el desempeño de los alumnos en el último año del primario, la ministra de Educación, Andrea Centurión, los consideró una “foto” de la pospandemia y eslabonó la crisis sanitaria a la “desinversión” en el área educativa de la administración de Mauricio Macri.

Pero ambos fenómenos afectaron a todo el país y el derrumbe catamarqueño fue significativamente superior a la media nacional.

La UNCA informó que la mitad de sus ingresantes dejó de estudiar después del primer cuatrimestre, por problemas en la educación de base La UNCA informó que la mitad de sus ingresantes dejó de estudiar después del primer cuatrimestre, por problemas en la educación de base

En Matemáticas, la caída de 2018 a 2021 fue de 2,6 puntos: de 42,5 por ciento de los alumnos de sexto grado que habían alcanzado resultados satisfactorios en la materia, el índice bajó a 39,9 por ciento tres años después.

En Lengua fue más dramático. Del 65,6 por ciento en 2018 a 43,9 en 2021: casi 22 puntos menos.

El promedio nacional fue de 54,8 por ciento en Matemática y 56 por ciento en Lengua. Los chicos catamarqueños quedaron 15 y 12 puntos atrás, respectivamente.

El altísimo grado de deserción en la UNCA muestra el final de la secuencia: los chicos salen con una formación defectuosa del primario, que afecta su desempeño en el secundario y finalmente quedan rezagados en la educación superior.

El drama afecta particularmente a los alumnos pobres, con lo que se completa el círculo nefasto. El sistema educativo se ha transformado en un engranaje de la exclusión: hay que tener recursos para acceder a educación de calidad y esa calidad se establece en función de referencias paupérrimas como las del último APRENDER, como si se fuera configurando una escena en la que hubiera que pagar hasta para aprender las operaciones matemáticas elementales y a leer y escribir.

El rector Arellano recordó que la UNCA hace cursos de nivelación que no son determinantes para el ingreso. Si lo fueran, las estadísticas de deserción en la casa de altos estudios tal vez disminuirían, pero el problema de fondo, que es la formación básica, continuaría incólume. Está naturalizado por años de ejercicio, pero es una anomalía que la universidad deba hacer cursos de “nivelación”. Significa que la educación primaria y secundaria viene desacreditada de movida. De lo contrario, ¿por qué sería necesario “nivelar”?

Seguí leyendo

Te Puede Interesar