viernes 16 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

El aporte de los acuerdos políticos a la marcha de la economía

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de agosto de 2022 - 00:25

En lo que va del año la pérdida de reservas del Banco Central de la República Argentina ha sido un fenómeno preocupante cuyas causas son variadas. Una de ellas, sin duda la de más impacto en los últimos meses, es el gasto en la compra al exterior por parte de la Argentina de gas y gasoil, cuyos precios internacionales se han multiplicado varias veces respecto de los que regían el año pasado como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania. Se trata de una causa coyuntural ajena a decisiones que se puedan adoptar internamente, como no sea generar políticas tendientes al autoabastecimiento energético, proyecto de cumplimiento a largo plazo.

La otra causa de pérdida de reservas tiene que ver con la inestabilidad cambiaria registrada sobre todo en el mes de julio, luego de la salida del Ministerio de Economía de Martín Guzmán y hasta la llegada a esa cartera de Sergio Massa, que trajo tranquilidad a los mercados financieros y provocó una baja en el dólar blue. Después de varias semanas en las que el Banco Central debió vender dólares, en las últimas jornadas compró, aunque en cifras muy bajas que muy lejos están de compensar la sangría anterior.

Que el Banco Central de un país cuente con pocas reservas es un problema preocupante porque pierde margen de maniobra en el mercado financiero, por ejemplo para intervenir en el mercado cambiario y evitar una devaluación forzada y brusca del peso, lo que originaría aun mayores niveles inflacionarios y consecuentemente una pérdida también pronunciada de los salarios.

Las internas políticas en el sector que gobierna un país es un elemento perturbador que, en economías frágiles como la argentina, tiene repercusiones muy negativas Las internas políticas en el sector que gobierna un país es un elemento perturbador que, en economías frágiles como la argentina, tiene repercusiones muy negativas

Hay otros factores técnicos que inciden en el freno de la corrida hacia el dólar blue, como por ejemplo una suba de las tasas de interés de 18 puntos, pero en general lo que otorga mayor estabilidad a los mercados financieros es la previsibilidad que otorga la consistencia económica de un plan. Habrá que esperar para evaluar si el que propone Sergio Massa la tiene, pero a diferencia de los últimos meses de Guzmán y el breve paso de Silvina Batakis por la cartera económica, el arribo del expresidente de la Cámara de diputados a su nuevo cargo contó con el apoyo político del presidente, lo cual parece lógico, pero también de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Las internas políticas en el sector que gobierna un país es un elemento perturbador que, en economías frágiles como la argentina, tiene repercusiones muy negativas. Si la cohesión del oficialismo logró apaciguar un poco las turbulentas aguas de la economía, es de esperar que acuerdos estratégicos con la oposición para fijar políticas de Estado supondría una mayor viabilidad para cualquier proyecto de país. Siempre los acuerdos políticos se erigen como aportes valiosos para el funcionamiento de la economía.

Sabiendo la precariedad del acuerdo oficialista y los fuertes enfrentamientos que sacuden a la oposición, pensar en la viabilidad de esos acuerdos estratégicos parece una ingenuidad. Pero, hay que señalarlo una y otra vez, es el único camino posible para empezar a resolver los problemas estructurales que presenta la economía nacional.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
inconcebible: no es delito aun

Te Puede Interesar