domingo 27 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Desafío con complejidades

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En oportunidad de celebrarse en Corrientes la 15ª Asamblea de Gobernadores del Norte Grande, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, puso como ejemplo el trabajo conjunto y de articulación que vienen desarrollando los mandatarios de las provincias del NOA y NEA. Mencionó ese esfuerzo como algo que toda la dirigencia debería imitar. “En el Norte Grande podemos dar el ejemplo de que los dirigentes nos podemos poner de acuerdo en cuáles son las necesidades básicas, acá tenemos dirigentes de distintas fuerzas políticas y seguimos priorizando políticas para generar felicidad y lo vamos a seguir haciendo, vamos a generar espacios de diálogo. Yo sigo convocando a todas las fuerzas políticas a ponernos de acuerdo en cuál es la matriz productiva de la Argentina”.

En el conjunto de gobernadores norteños conviven oficialistas –la gran mayoría- y opositores al gobierno nacional. No obstante, en los últimos años pusieron en evidencia que, más allá de las lógicas diferencias, han priorizado la coincidencia general de gestionar políticas que promocionen y desarrollen la macro región, que ha padecido históricamente políticas federales de discriminación y marginación de beneficios que sí tienen otras, como la central o la Pampa Húmeda.

De Pedro aboga por la necesidad de que en la Argentina tengan vigencia las políticas de Estado. Es decir, aquellas que se fundan en consensos básicos entre los actores de la vida nacional, lo cual incluye por cierto a funcionarios y dirigentes políticos, pero también a empresarios, trabajadores y organizaciones de la sociedad civil, y que están destinadas a perdurar, no importa el color político de los gobiernos.

Hay algunas políticas de estado que de a poco se han ido instalando por decisión mayoritaria de la sociedad argentina. Las políticas que propician la equidad de género, el respeto a la diversidad, la Educación Sexual Integral, entre otras. No tienen consenso unánime pero sí mayoritario.

Que lograr consensos respecto del modelo productivo de la Argentina no esté exento de complejidades no significa que no deba acometerse el desafío

Sin embargo, De Pedro mencionó la necesidad de que la matriz productiva sea motivo de debate para definirla como política de Estado. En este tipo de definiciones los acuerdos no son tan sencillos de lograr. El Frente de Todos, por ejemplo, promueve el desarrollo industrial con énfasis, mientras que la principal oposición, cuando fue gobierno, se inclinó más por el desarrollo de la producción primaria y la valorización del capital financiero.

Que lograr consensos respecto del modelo productivo de la Argentina no esté exento de complejidades no significa que no deba acometerse el desafío. Es un debate que debe darse necesariamente a partir de un diagnóstico certero de las potencialidades del país, delineándose grandes líneas estratégicas. Hay antecedentes de estas elaboraciones, pero no han tenido ni la amplitud participativa requerida ni mucho menos la aplicación en la práctica. Queda, por tanto, como tarea pendiente pero imprescindible, formular estas líneas de acción que deben resultar del consenso y el compromiso de su continuidad, trascendiendo todas las gestiones de gobierno en sus distintos niveles.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar