viernes 13 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Cuando la "moda" te frustra

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de marzo de 2022 - 01:05

Las personas que no tienen el talle que la moda, es decir, los criterios estéticos impuestos comercialmente, considera los apropiados, suelen peregrinar de negocio en negocio intentando encontrar las prendas de vestir adecuadas a sus características físicas. Ese trajín demanda esfuerzo y suele desembocar, muy frecuentemente, en frustración.

No deberá creerse que ese grupo poblacional es minoritario, y que por esa razón enfrenta la dificultad mencionada al contrario, representa a un sector mayoritario: un estudio realizado por el Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (Cipdh-Unesco) y dado a conocer el pasado viernes consigna que a más del 70 por ciento de los argentinos le cuesta encontrar talles de ropa y calzado.

El problema, como se comprenderá, no es solamente el tiempo que se desperdicia intentando encontrar las prendas que se ajusten al tamaño del cuerpo, sino el impacto psicológico que tiene sentirse excluido, diferente y marginado de los estándares. El mismo estudio señala que el 65,6% de los encuestados reconoce sentir “tristeza” por la frustración de no encontrar la ropa que necesita y, por esa razón, cuestiona severamente sus cuerpos.

Desde el punto de vista estrictamente comercial, resulta paradójico que la industria textil confeccione ropa en talles que solo posee un sector minoritario de la población. La lógica indica que deberían fabricarse prendas de vestir de talles según criterios que contemplen la distribución proporcional de la población, en función de las características físicas promedio de los habitantes del país. Pero la "moda" tiene su propia lógica comercial, la cual termina imponiéndose.

Otra paradoja es que el problema persiste pese a que rige desde hace más de dos años una norma concebida para atenuar, en un primer tramo, y terminar, luego, con el problema. En efecto, la Ley N°27.521 de Talles fue aprobada hace más de dos años "en noviembre de 2019- pero sin embargo sus efectos no se observan cabalmente.

La norma crea un Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria (Suniti), que hace a la fabricación, confección, importación y comercialización, tanto presencial como digital, de indumentaria de personas mayores de 12 años. El Suniti tiene como fundamentos el Estudio Antropométrico Nacional Argentino, que define la forma y dimensiones actuales y propias de los cuerpos que conforman la población del país.

La fala de cumplimiento de la ley obedece a varias causas: falta una reglamentación, existen leyes provinciales que no coinciden exactamente con la nacional y escasean los controles para que los fabricantes, las marcas y las tiendas cumplan con lo normado. A medida que la vida de a poco va adecuándose a una nueva normalidad, debería el Estado también restablecer la severidad de los controles para el cumplimiento de normas, flexibilizadas por las restricciones impuestas en los dos últimos años por la pandemia. En el caso que nos ocupa, sería un aporte a las dificultades que enfrenta la mayoría de los argentinos cuando intentan vestirse con ropa adecuada a su contextura física.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Furia. Las marchas de los acreedores persiguen respuestas que la Justicia no está en condiciones de darles.

Te Puede Interesar