viernes 13 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Cosecharás tu siembra

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de abril de 2022 - 01:10

Eduardo Belliboni, líder del Polo Obrero, anunció una semana de protestas permanentes antes de la gran movilización que las organizaciones tienen programada en Buenos Aires para el 1 de mayo si el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación no accede a incrementar los programas de asistencialismo.

“Vamos a armar caravanas en distintos puntos del país: la Patagonia, Cuyo, el Norte, y vamos a ir marchando durante una semana hasta encontrarnos en Buenos Aires. Va a ser una semana de protesta permanente, a menos que haya respuesta sobre los planes, que ya vemos que no va a haber", advirtió.

Es la continuidad de la estrategia de presión sobre la cartera que comanda Juan Horacio “Juanchi” Zabaleta, iniciada con el multitudinario acampe en la 9 de Julio a fines del mes pasado, que contó con el respaldo explícito de Juan Grabois, del Movimiento de Trabajadores Excluidos.

Las organizaciones sociales exhiben músculo al ritmo marcado por una situación social que acentúa su desplome por la inflación. La disputa entre estos sectores y la burocracia política por el manejo de los programas de asistencialismo fue evidente en el proceso electoral del año pasado, donde Daniel Arroyo fue desbancado de la conducción de Desarrollo Social y reemplazado por Zabaleta, intendente de Hurlingham, en el desemboque de una polémica abierta cuando La Cámpora advirtió que la política social no podía permanecer congelada en el suministro de planes, sino propender a convertir el asistencialismo en trabajo genuino.

Los camporistas habían robustecido los amarres con los intendentes del conurbano bonaerense en la definición de las listas, recelosos del poder de fuego que el manejo de los planes daba las organizaciones sociales.

Las organizaciones sociales hicieron sentir su reacción tras el desplazamiento de Arroyo. La tradicional manifestación de los jueves a Plaza de Mayo adquirió en vísperas del cierre de candidaturas dimensiones multitudinarias. Buscaron y lograron un gran protagonismo en las procesiones de San Cayetano, patrono del trabajo.

El fin de semana definitorio se produjo un intento de toma de la Municipalidad de Lomas de Zamora, pináculo del enfrentamiento que Grabois mantenía con el intendente de la localidad, Martín Insaurralde, y otros caciques.

Los ecos del conflicto fueron tapados por la crisis que la derrota en las PASO provocó en el oficialismo, pero entre las disposiciones que se tomaron para pactar una tregua entre albertistas y cristinistas estuvo la designación de Insaurralde como jefe de Gabinete del gobernador Axel Kicillof.

La controversia vuelve al primer plano con el recrudecimiento de la interna que Alberto Fernández y Cristina Kirchner libran sobre un escenario económico y social explosivo, en el que la inflación no cede mientras se aproximan instancias clave, como el incremento de las tarifas de energía y gas, para las cuales se ha convocado a las audiencias públicas respectivas a principios del mes que viene.

El sistema institucional muestra dificultades para digerir la mutación social que ha experimentado la Argentina desde que el estallido de 2001, que impacta sobre todo en la base electoral del peronismo, donde la clase trabajadora es desplazada por los asistidos: la perentoriedad del auxilio estatal a los expulsados suplanta la alianza entre trabajo y capital como condición de la paz social.

En los últimos 10 años se destruyó el 5% del empleo privado asalariado; solo se creó, o no se destruyó, empleo público o informal. La mitad del trabajo es informal. La Argentina es de los pocos países del mundo que tiene más pobres que hace 25 años. El Estado está en quiebra.

La pobreza es la cantera electoral más nutrida del país pauperizado. Su padrón mutó plegado a la degradación social y se hizo más heterogéneo con el ingreso los caídos de las clases medias.

La política cosecha lo que ha sembrado.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar