sábado 22 de junio de 2024
editorial

Reapertura con más accidentes e incidentes

Por Redacción El Ancasti

La reapertura paulatina de actividades y la libertad ya prácticamente irrestricta de circulación representa un alivio para la sociedad luego de un año y medio de pandemia, pero traen consigo algunos riesgos que no deben desdeñarse, como quedó ya en evidencia el último fin de semana. Entre viernes y domingo hubo un aumento considerable de accidentes y grescas respecto de fines de semanas anteriores. La baja notable en la cantidad de accidentes e incidentes acontecida durante los meses de mayor confinamiento se revierte rápidamente con las flexibilizaciones en una relación directamente proporcional.

Según un informe de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, 1.675 personas perdieron la vida en accidentes de tránsito durante la primera mitad del corriente año, la cifra más baja, a excepción del año pasado, cuando el aislamiento era mucho más estricto, desde principios de siglo. En el primer semestre de 2018, el año de mayor letalidad en materia de siniestros viales, las víctimas fatales fueron 2.893. 

En Catamarca los datos son congruentes con las estadísticas nacionales: según un informe de la Dirección Provincial de Estadística y Censos, en los primeros meses de 2020 disminuyeron, respecto de 2019, un 28% el número de muertes por accidentes de tránsito.

Ayer se celebró el Día del Camino, que es coincidente con el Día de la Educación Vial, una herramienta que aparece como clave para disminuir progresivamente los accidentes de tránsito. Una alta proporción de los siniestros que ocurren a diario en calles y rutas de la Argentina son evitables. Es decir, tienen como causa una maniobra imprudente de uno o varios conductores. Entre las imprudencias más comunes, según los relevamientos oficiales y de algunas ONG, el exceso de velocidad y la falta de medidas de seguridad. En Catamarca se agrega un factor de riesgo local: la presencia de animales sueltos en las rutas. En este último caso, la culpa no es de los conductores, pero sí de los propietarios de los animales, y por lo tanto se trata de situaciones evitables. 

La baja notable en la cantidad de accidentes e incidentes acontecida durante los meses de mayor confinamiento se revierte rápidamente con las flexibilizaciones.

La Educación Vial siempre es un instrumento de concientización importante, pero particularmente cuando la ciudadanía tiene escaso apego a las normas en la materia.  Según la última encuesta sobre Factores de Riesgo, apenas el 53% de los catamarqueños utiliza regularmente el cinturón de seguridad, siendo la provincia con peor porcentaje de acatamiento y con el promedio arriba del 73%. También tiene bajo porcentaje de cumplimiento el uso obligatorio del caso protector para motociclistas: 58% frente a un promedio nacional del 69%.

Cuando la Argentina avanza hacia un tiempo de “nueva normalidad”, y con los riesgos ciertos de que los excesos que suelen suceder a épocas de restricciones se manifiesten también en las imprudencias a la hora de conducir, los controles exhaustivos se hacen necesarios en el corto plazo; y la educación vial imprescindible para lograr mejoras estratégicas en los índices de siniestralidad.

 

 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar