CARA Y CRUZ

Corpacci y el aborto

martes, 10 de marzo de 2020 · 01:05

Los actos en conmemoración del Día de la Mujer se entintaron particularmente este año con el dolor y el reclamo de Justicia por el lacerante incremento del ritmo de los femicidios en el país. El de Brenda Micaela Gordillo a manos de Naim Vera se inscribe en una secuencia que llevó el siniestro conteo a una mujer asesinada cada 12 horas por su condición, solo en la primera semana de marzo.
Los colectivos feministas volverán volcarse a las calles en unos días bajo la bandera del aborto legal, seguro y gratuito, cuando se active el debate del proyecto que enviará al Congreso el presidente Alberto Fernández. 


La Iglesia ya mostró las uñas con la multitudinaria misa celebrada frente a la basílica de Luján para expresar su rechazo. En Catamarca, donde el año pasado la disputa fue muy álgida, todavía no hay olas. Preocupa más a las autoridades eclesiásticas la suerte del Congreso Mariano en las fiestas por los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle, en riesgo por las pestes del coronavirus y el dengue, pero seguro se reactivará la polémica en cuanto la discusión legislativa cobre tono. Se verá entonces qué hace Rubén Martí, cabecilla laico de la cruzada antiabortista que ahora integra el gabinete provincial en calidad de director de Enseñanza Privada del Ministerio de Educación.
Los cálculos previos auguran que la iniciativa pasará sin problemas la Cámara baja, como en 2018. En el Senado, donde naufragó, el escenario es más ceñido y se abre la posibilidad de un final de bandera verde con desempate a cargo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.


En el primer debate, la corporación política local se alineó mayoritariamente con la Iglesia, cuyo líder local, el obispo Luis Urbanc, propuso el averno para quienes levantaran el brazo a favor de la legalización. 
Solo dos de los ocho legisladores nacionales catamarqueños, el senador nacional Oscar Castillo y la diputada nacional Verónica Mercado, tomaron el riesgo de las brasas.
Como en el Senado no hubo recambio de la representación catamarqueña, las posturas locales seguirían allí iguales. 
Inés Blas de Zamora, ratificó su rechazo. 
“En lo personal he votado no positivo la primera ley que llegó al Senado y sigo considerando que un embarazo no deseado es perfectamente evitable y que en Argentina contamos con las herramientas necesarias para que las mujeres puedan acceder a los métodos anticonceptivos.  De modo tal que mi posición sigue siendo la misma”, explicó, con un giro tipo el no-positivista Julio Cobos. 
El senador Dalmacio Mera dijo que evaluará si el proyecto no colisiona con principios constitucionales, pero se perfila a repetir el voto en contra.
Es seguro que Castillo, quien hizo una encendida defensa del laicismo, sostendrá su posición a favor.


Es en la Cámara de Diputados donde podría haber variaciones. Hay especial expectativa en torno a la decisión que tomará la ex gobernadora Lucía Corpacci, ahora diputada nacional. 
Por el lugar que ocupa en el esquema de liderazgo oficialista, el sentido de su voto tiene particular relevancia y marcará una definición de alcance político, orientadora dentro del peronismo local, donde las aguas, como en casi todos los partidos, está divididas. Es probable que arrastre a Dante López Rodríguez, quien reemplazó a Gustavo Saadi. Silvana Ginocchio, la tercera integrante del bloque de diputados peronistas catamarqueños, votó el año pasado en contra.
Un detalle a tener en cuenta es que la representación del peronismo catamarqueño en la Cámara baja nacional es ahora única. El año pasado, Verónica Mercado formaba con el kirchnerismo.
Quedan los dos representantes de la oposición, Eduardo Brizuela del Moral, contrario a la legalización, y el recién ingresado Rubén Manzi, que también lo sería, en sintonía con quien lo precedió en la poltrona, Orieta Vera.n

Otras Noticias