CARA Y CRUZ

Maniobras en el tramo final

jueves, 20 de junio de 2019 · 04:01

No se sabe si el senador santamariano Raúl Chico cumplirá, o podrá cumplir, sería más exacto decir, con el anuncio de competir con listas propias en las PASO peronistas, pero el secretario de Deportes Maximiliano Brumec confirmó que se postulará como precandidato a intendente de la Capital contra el diputado nacional Gustavo Saadi, el otro candidato oficialista en carrera para el puesto.
El juego de Brumec se circunscribirá a San Fernando del Valle y aspira a ir pegado en la boleta provincial que llevaría como candidato a gobernador a Raúl Jalil y a la gobernadora Lucía Corpacci en la categoría de diputados nacionales.
Por estas horas las gestiones para que desista de sus pretensiones y acepte ser candidato a senador por el distrito o encabezar la lista de diputados provinciales son febriles.

 

La idea de Corpacci y Jalil era evitar la disputa, pero Saadi, al aceptar la precandidatura, enfatizó que está dispuesto a dirimirla en internas con quien sea.
En el análisis del diputado nacional y el secretario de Vivienda Fidel Sáenz, que hoy encabezarán juntos un acto en Juventud Unida de Santa Rosa, las PASO servirán para dar mayor legitimidad a su proyecto político y generarán una movilización que robustecerá al oficialismo para encarar la pelea de fondo contra el ex FCS, ahora denominado “Juntos por el Cambio”, en el distrito que se le presenta más complejo. En tal sentido, entienden que Brumec es el oponente ideal para cumplir tales metas.
En la vereda opuesta, el secretario de Deportes coincide con esta visión: espera que un triunfo sobre Saadi y el sector que lo lleva como precandidato lo potencie para el litigio definitorio.
No obstante la disposición de los contendientes, el comando peronista sigue firme en la decisión de jugar en la primaria con una sola lista. Y, dato no menor para ajustar el análisis, en que es Brumec y no Saadi el que debe bajarse.
Conforme al reglamento del Frente de Todos, para entrar en la cancha el funcionario tiene que completar su oferta con precandidatos para los siete circuitos capitalinos y para el Senado.

 

Por el lado de la oposición, el diputado provincial Rubén Manzi se integraría a las nóminas de la orgánica radical como precandidato a diputado nacional. Esto plantea un problema a los llamados “díscolos”, que querían llevarlo como precandidato a la Gobernación y ahora tienen que pensar en una alternativa.
Algunos se esperanzan en que el diputado nacional Eduardo Brizuela del Moral, que mantiene altos niveles de intención de voto, acepte la precandidatura, pero esto es incierto. Como precandidato a diputado nacional iría el ex intendente capitalino Ricardo Guzmán. El casillero de la Intendencia se definirá entre el concejal Simón Hernández y el ex diputado Miguel Vásquez Sastre.
La oferta central de la orgánica boinablanca estaría cocinada, con un trío que confirma a la Capital como objetivo estratégico central: Manzi diputado nacional, Roberto Gómez –presidente del Comité Capital- gobernador y el rector de la UNCA Flavio Fama intendente. Perfiles típicos para lo que el radicalismo cree son las preferencias del público capitalino.


Con eso tienen que contrarrestar el lastre de la fórmula presidencial Macri-Pichetto, que en Catamarca no mide bien frente a la “doble Fernández” que llevará el oficialismo. Estiman que en esa tarea contribuirá el armado que logre parar la dupla Luis Barrionuevo-Dalmacio Mera para Consenso Federal, con la fórmula Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey.
En el tramo final de las operaciones tendientes a vaciar a sus contendientes, los orgánicos avanzan sobre el sello del PRO, al que tientan con un lugar expectante en la lista de diputados provinciales. Consideran que los díscolos quedarían sin margen de maniobra si les deserta el partido de la Casa Rosada.

Otras Noticias