domingo 16 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La barbarie y sus responsables

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
30 de septiembre de 2006 - 00:00
La barbarie no sólo parece no tener fin en Valle Viejo sino que, peor aún, también pretende arrasar con todo, aún con aquello socialmente reconocido como puro, sagrado e intocable. Se lo pudo comprobar en las últimas horas, cuando un panfleto político anónimo, de pésimo mal gusto y sumamente grosero, fue lanzado con total desparpajo entre las escuelas de la zona y cayó en manos de los niños, pese a los esfuerzos de los docentes por impedirlo. El papel aludía con gráficos y términos irreproducibles a los principales protagonistas del escándalo institucional chacarero, tanto del Concejo Deliberante como del municipio a cargo del radical Gustavo “Gallo” Jalile. Y en otra demostración del grave deterioro que atraviesa la política en ese departamento, el jueves pasado, en la nueva bochornosa sesión del cuerpo deliberativo, los concejales no tuvieron mejor idea que debatir sobre el panfleto, acusarse mutuamente y dar explicaciones que nada explicaban.



*****



Si bien esta vergüenza parecía estar constreñida al Concejo Deliberante y al municipio, ayer sucedió este hecho temerario en el que alumnos de 5 y 6 años en adelante fueron partícipes, a la fuerza, del pésimo ejemplo de sus mayores, que para desgracia son a su vez los representantes políticos del pueblo de Valle Viejo. El hecho de que estos panfletos inmundos caigan en poder de niños es, sin dudas, responsabilidad pura y exclusiva de estos políticos a los que ya nada les importa. Porque más allá de que ellos no sean, como aseguraron, los autores intelectuales del anónimo, son los generadores concretos de una situación extrema degradante e indigna. Ellos y nadie más que ellos han contaminado la mente de personas que no pueden distinguir los límites. Lo han hecho con sus peleas cotidianas, con las acusaciones y graves denuncias de corrupción, con la impunidad y el desparpajo político, con el avasallamiento permanente de los pocos valores morales que aún quedan en pie en esta sociedad. La pasión de sus adherentes y enemigos ha degenerado en una enfermedad mental que los ciega y los ha vuelto irracionales. Tanto que hasta panfletean basura entre los niños. Pero ellos no son más que un producto de sus jefes y mentores políticos. Entonces quienes deben reflexionar y pedir disculpas a los alumnos, docentes, padres y a toda la comunidad son estos representantes políticos de Valle Viejo. El gran interrogante es si, en este estadio de la decadencia, alcanza con una disculpa.



*****



La Dirección de Inspección Laboral hizo una aclaración con relación al saludo que publicó el domingo pasado dirigido a los “Trabajadores del Transporte Automotor” en su día, que la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se encargó de corregir y este diario de comentar, en esta misma sección, el último jueves. El organismo explicó que su salutación estuvo inspirada en que el “lunes 24 de Septiembre del año 1928 inició su recorrido la primera línea de colectivos desde Plaza de Mayo a Floresta (Capital Federal) por el precio de 20 centavos. Por ello se conmemora el 24 de Septiembre de cada año el Día del Colectivero”. Y señaló que hizo extensiva la evocación a “todos” los trabajadores del transporte y no sólo a los colectiveros porque, según ilustró con más empeño que claridad, “el espíritu de una efeméride encierra la recordación de una determinada compilación de hechos y personajes históricos de suma importancia”.



*****



La explicación oficial se da luego de una nota que el secretario general de la UTA, Pedro Carrizo, le dirigiera al titular de la dirección, Eduardo Tapia, en la que agradeció el gesto, aunque le aclaró que la fecha que festejan los trabajadores del sector no es el 24 de este mes, sino el 10 de enero, a raíz de la fundación del gremio. La confusión fue calificada en esta columna como un “blooper” del funcionario, que fue lo que en verdad le molestó. Lo admitió indirectamente en la aclaración enviada por su oficina de prensa, a fin, señaló, de “evitar que en la opinión pública se opaque la reputación de la Dirección de Inspección Laboral”. Y, más aún, afirmó que del mismo modo “continuaremos saludando a los trabajadores en sus días, y jamás declinaremos en nuestra labor de respetar y hacer respetar sus derechos”. Es que Carrizo, aprovechó el yerro para decirle al funcionario que más que un saludo cordial, aunque sea en la fecha equivocada, lo que los trabajadores del transporte necesitan es que se cumplan todas las normas laborales que los benefician, normas que las empresas desobedecen y que el organismo a su cargo tiene la responsabilidad de garantizar que las obedezcan.

Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
la confesion de aguas de catamarca

Te Puede Interesar