viernes 24 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Negó tener sucursales de Callvu

En la indagatoria, Rojo despegó a Guerrero de la causa por estafas

Señaló que el dueño de la inmobiliaria era un inversor y no un pocero. Pidió la prisión domiciliaria.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de junio de 2022 - 01:05

Cristian Sixto Rojo amplió indagatoria y buscó despegar al empresario Eduardo Guerrero, quien está imputado en la causa por presuntas maniobras fraudulentas en la empresa Callvu Servicios Financieros Bursátiles.

Rojo fue llevado a las 10 desde el Servicio Penitenciario Provincial de Miraflores hasta el edificio del Juzgado Federal para declarar por segunda vez en la causa. El 27 de mayo había ampliado la indagatoria por primera vez.

Su declaración se dio luego de que la Justicia Federal imputara a Guerrero y se conociera la supuesta estrecha relación comercial que tenían ambos.

En ese sentido, Rojo intentó despegar a Guerrero de las acusaciones y señaló que era un inversor. Desmintió las versiones que señalaban que el empresario era pocero. A su vez, afirmó que la inmobiliaria de Guerrero no era una sucursal de Callvu, ni que tampoco tenían oficinas en San Juan o en Tucumán. Ese dato había surgido tras la declaración de Silvina Segura - exempleada de Rojo - en la indagatoria. La mujer - que también está imputada en la causa - señaló que ella viajó hasta San Juan llevando dinero desde Catamarca.

En otro tramo de su declaración, Rojo dio detalles de cómo operaba en el mercado de las criptomonedas y al finalizar su indagatoria pidió la prisión domiciliaria para pagar y negó que pudiera llegar a entorpecer la investigación.

Tras su declaración, Rojo fue llevado nuevamente al penal de Miraflores, en donde seguirá detenido. Está privado de la libertad desde el 22 de mayo.

Por otro lado, se confirmó que hasta anoche no se había resuelto el pedido de detención para Guerrero. Esta solicitud había sido realizada por el fiscal federal Santos Reynoso. En los próximos días se conocerá si el juez federal Miguel Ángel Contreras hace lugar a la petición o si la rechaza.

El miércoles en el Juzgado Federal se realizó una visualización de material de un celular y una computadora de Segura en donde había planillas de Excel con clientes de Guerrero, que depositaban el dinero en la inmobiliaria y también cobraban ahí las utilidades.

En uno de los audios, Rojo le pide a Segura que lo haga acordar de firmar un poder para que Guerrero pueda operar en nombre de la financiera.

En otro, Guerrero le dice a Rojo que convenía que sus clientes se movieran por la inmobiliaria, sin pasar por el local de Callvu.

Ahorristas piden al juez

la prisión domiciliaria

Ahorristas damnificados de la empresa Callvu Servicios Financieros Bursátiles, solicitaron al juez Federal Miguel Ángel Contreras le otorgue la prisión domiciliaria a Sixto Rojo con el fin de que pueda realizar los pagos.

La nota fue presentada ayer y en el escrito señalan que tras enterarse que el imputado fue trasladado al Servicio Penitenciario Provincial, perdieron aun "más las esperanzas y la ilusión de recuperar nuestro dinero invertido".

En base a lo planteado, solicitaron al juez que "se le otorgue la detención domiciliaria a fin de que pueda realizar los pagos, tal como lo expresó ante el juez". Rojo había manifestado a Contreras "la voluntad de pagar luego de concedida la detención domiciliaria, finalizando los pagos en el plazo de 180 días desde que sea otorgada, como también poder operar en el mercado de Forex (tradear), tal como lo expresa en los contratos celebrados".

Indican que el pedido "es la última esperanza que nos queda de poder recuperar el dinero invertido y téngase en cuenta que entre los inversores se encuentran personas que padecen enfermedades, de edad avanzada y muchas que no cuentan con ningún ingreso y que depositaron en la empresa todos sus ahorros de años, con el sueño de tener una mejor condición de vida, por lo que resulta de suma urgencia que el señor Rojo obtenga la detención domiciliaria, por un plazo de 7 a 10 días hábiles como máximo, a los efectos de que demuestre su voluntad de pago".

Agregan además que consideran viable lo solicitado en "razón de que al señor Bacchiani se le concedió la misma, por lo que creemos que no es un beneficio para el ahora detenido, sino un beneficio para nosotros, los inversores que podremos recuperar el dinero invertido".

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar