martes 18 de junio de 2024
Teatro

Roberto Albarenga presenta "El penante"

Con una tanda de presentaciones en el teatro Urbano Girardi, la obra dirigida por Manuel Maccarini sale a escena nuevamente.

El grupo de teatro independiente “Los Pejertos” sale otra vez a escena. En este caso con la puesta del unipersonal “El penante” que tiene a Roberto Albarenga como protagonista. La obra es dirigida por Manuel Maccarini y el 1, el 8 y el 22 de junio se estará presentando en la sala del teatro Urbano Girardi.

Revista Express habló con Albarenga en una entrevista en la que nos describió quién es el penante. Además, realizó una mirada sobre la actualidad del teatro y la función social que cumple.

Albarenga lleva cuarenta años ligado al teatro. Nació en Catamarca en donde realizó los primeros pasos para luego profundizar su formación en Córdoba y en Buenos Aires. En su relato reconoce como maestros a Héctor Pianetti, Oscar Carrizo, Blanca Gaete, Horacio Monayar, entre otros. Divide su tiempo con el teatro y su profesión como abogado.

La sinopsis de “El penante” señala que se trata de “un extraño sujeto se introduce en el teatro. Dice ser el personaje de una inconclusa obra, abandonado por su autor. Enseguida se adueña del escenario y nos lanza propuestas. Sus argumentaciones no son convincentes, mucho menos su aspecto. Nos refiere sucesos de una tortuosa experiencia, en constante conflicto con su creador”.

En palabras de Albarenga su papel representa a los personajes que “vemos en una plaza o en la cola del banco y que muchas veces pasan desapercibidos para nosotros por el vértigo y porque nos hemos hecho un poco duros con gente que está en situación de calle. Nos resultan un poco indiferentes muchas veces y queríamos rescatar la historia de este personaje que vive en la calle”. La literatura y sus grandes clásicos sobrevuelan en la obra.

“Es una persona que ha leído mucho en su vida y, por eso, anda con una pila de libros al hombro que tiene atada. Es un personaje que ha quedado inconcluso porque el autor lo ha dejado a mitad de camino, entonces anda deambulando por el teatro buscando un autor para que termines de escribir y así cierre lo suyo”.

La obra tuvo su estreno noviembre del 2023 y este año tuvo su paso por el salón Calchaquí. Para junio se prevé tres fechas: 1, 8 y 22. El escenario será el teatro Girardi.

Para Albarenga es el segundo unipersonal que protagoniza con dirección de Maccarini. El anterior había sido “Puesta en memoria” el cual recogió muy buenas críticas.

El proceso

¿Cuándo termina de pulirse el guion de una obra? Esa pregunta le hicimos a Albarenga quien explicó que con Maccarini tienen una forma de trabajo de varios años.

“Las modificaciones surgen en el camino, inclusive cuando ya estamos ensayando también. Uno a la idea básica central la conoce, ya sabe que puede sufrir algunos cambios. Hacemos muchas lecturas de análisis y el primer mes se va en esas lecturas”, explicó. En el caso de “El penante” fueron seis meses previos de arduo trabajo en el que se incluyen las lecturas y los ensayos. “Es necesario acercarse al material para analizarlo y comprender la idea, adónde apunta él con el trabajo para que eso después -como dice él- sea verdad en el escenario”.

Albarenga confiesa que las puntadas finales o cambios en la estructura se hicieron hasta luego de presentada la obra. “(Maccarini) está siempre en la parte técnica y a veces me pide introducir un pequeño bocadillo, que él lo percibe mientras van transitando las funciones con la reacción del público y con los comentarios que le hace la gente después también”.

Albarenga es actor y además abogado. Estudió Derecho en Córdoba y en esa provincia siguió con su formación teatral. “En el año 80 las escuelas de Arte estaban cerradas por los militares y del libro se abrieron de nuevo en 1982. Entonces había un grupo de teatro universitario que lo integraban gente de diversas facultades, desde docentes hasta estudiantes. Era una válvula de escape porque ya estaba por regresar la democracia y la presión era muy fuerte para que abran esas escuelas.

Una vez obtenido el título de abogado fue por su gran sueño: ser actor. “Era el trato que tenía con mi viejo: una vez recibido me podía ir a estudiar teatro a Buenos Aires”. Albarenga se formó nada más y nada menos que con Lito Cruz, Carlos Gandolfo y Agustín Alezzo. “Fueron todos profesores de quilates”, señaló.

Pese a la vasta experiencia y trayectoria, el actor admite que todavía los nervios persisten. “Es el hecho de arrancar una nueva exposición ante el público, que tiene su incógnita, cómo lo van a vivir, cómo lo van a tomar… además que siempre está el imponderable de que te podés olvidar un texto o que puedas tener un pequeño accidente, pero con el paso del tránsito de la función uno se empieza a relajar. Es lo óptimo para poder hacer un buen trabajo de actuación que logre un nivel de relajación, que no haya tensiones para poder relacionarte con el público y con vos mismo.

Hacer teatro independiente

“Estamos en un momento muy complicado y no sólo del teatro, sino en general. Siempre hay una lucha desde hace muchos años, no es que esto arrancó hace un tiempito para nosotros, esa lucha por llevar público a la sala por tener lo mejor, es desde que soy muy joven. Pero llega un momento que tenés que ocuparte de todo un poco, sobre todo en el teatro independiente nuestro. No obstante, tenemos mucho apoyo desde hace muchos años, por un lado, por el Instituto Nacional del Teatro (INT) y a nivel provincial y municipal siempre están dando una mano al teatro independiente. Aquí podemos acceder a lugares grandes para ensayar y hacer las presentaciones”, dijo.

Los nombres de Gaete, Carrizo, Monayar, Pianetti, entre otros, son mencionados más de una vez por Albarenga. Maestros, formadores.

“Hay un vacío que dejaron los maestros históricos y que de a poco con Alberto Moreno, con gente del ISAC se está cubriendo”, explicó.

“¿Yo? No, por ahora. Me falta ese costado didáctico pedagógico, todavía me falta… porque me dedico a la abogacía y me insume mucho tiempo. No le agarré el gustito”, respondió.

Ante la pregunta de RE, el actor dijo que una cuenta pendiente es poder interpretar una “comedia brillante”. “Tienen mucho ritmo, dinámica y con mucho humor. Le tengo ganas, vengo de un perfil con mucha reflexión, historias profundas, dramáticas. “El penante” tiene humor, hay una sonrisa, pero no una carcajada”, aseveró.

Albarenga dijo que en agosto o septiembre tienen previsto hacer otra tanda de funciones de la obra y que el gran anhelo es poder “llevarla” a localidades del interior provincial.

“Siempre me ha interesado el costado social que tiene el teatro, por eso es que salimos de Capital porque queremos llevar el teatro a gente que no tiene la posibilidad de venir a una sala del centro. Algunos de ellos quizás hayan leído algo en su vida o quizás nunca y esto les impacte emocionalmente no solamente, sino que les pique el bichito de la lectura. “El penante” tiene mucha literatura, el personaje se la pasa relacionando con cosas de la lectura. Al público llano buscamos generarle una inquietud o algo que hayan leído en la época de la secundaria”, concluyó.

Texto: Pablo Vera

Fotos: Ariel Pacheco

FICHA TÉCNICA:

Audio: Enzo Maccarini

Gráfica: Alejandro Andreux y Lucas Salas.

Prensa: Guillermo Alejandro Bordón y Lucas Salas

Asistencia Técnica: Juan Miguel Kosaco

Asistente de dirección: Sonia Pivotto

Técnica: Fabián Ponce y Sergio Reinoso

Dirección general: Manuel Maccarini

FRASE

"La dupla Maccarini-Albarenga nos convoca a un ceremonia íntima, en la que ese personaje inefable llamado El penante, anda y desanda las peripecias de su destino teatral. Una vez más aparece la magia que hace del arte de la escena algo único".

Gabriela Borgna

Seguí leyendo

Te Puede Interesar