domingo 25 de febrero de 2024
Valentín Castro

Heredero de una larga tradición familiar

El apellido Castro es sinónimo del ciclismo en la provincia. Con tan solo 18 años es quien tomó la posta de la tradición familiar vinculada a este deporte.

El franco ascenso que tuvo en los últimos años en las rutas y pistas nacionales hicieron que se codeara con los mejores exponentes del país. La consecuencia directa fue que los principales equipos pusieran sus ojos en él. En esa pulseada fue el equipo de Pocito de la provincia de San Juan el que logró incorporar a Valentín Castro, quien hizo una pausa entre la escuela y el entrenamiento para dialogar con Revista Express.

“La verdad que me siento muy contento de formar parte del equipo hace tiempo. Veníamos buscando un equipo allá en San Juan y como no tenía edad todavía no podía entrar”.

Valentín es nieto de Rosa Castro. Su padre es Edgar, un experimentado ciclista que sigue compitiendo y que también se dedica a la formación de las nuevas generaciones de pedalistas.

“Desde los 3 años que yo hago ciclismo. Porque ya viene de familia, por mi abuelo, mi papá y mis tíos también”.

La familia es un pilar fundamental en la carrera de cualquier deportista y la de Valentín no es una excepción. “Me acompaña mi tío siempre y mi papá también deja cosas de lado para que yo esté de la mejor manera. Me saca a entrenar siempre para mejorar y bueno, este es el resultado. Yo siempre lo hice a esto como un profesional porque si lo hago como un hobby es como no hacerlo”, comentó.

El joven está cursando el quinto año en la Escuela Apolo y pese a la exigencia de la actividad profesional no descuida sus estudios. “Siempre hay un tiempo para el estudio. No hay que dejarlo porque eso es importante también”.

Valentín contó a RE que entrena todos los días. Algunos días sale con los alumnos de su padre, quien tiene a cargo la Escuela de Ciclismo Edgar Castro. Se turna entre la ruta y la pista. A esta última práctica las lleva a cabo en el Velódromo Municipal, ubicado sobre avenida Los Minerales en el sur de la ciudad.

Tanto Valentín como su papá Edgar resaltan la importancia del Velódromo para fomentar el ciclismo en la provincia. El predio deportivo cumplió ocho años el pasado 8 de noviembre.

“El velódromo es muy lindo para entrenarse. Es muy duro también. Yo preparé el Panamericano de Pista ahí y me fue bien”. La competencia a la que hace referencia Valentín fue en mayo en Asunción, Paraguay, en donde se corrió el Campeonato Panamericano de Pista Juniors 2023. Castro integró la Selección Argentina que obtuvo el segundo lugar y pudo colgarse la medalla de Plata en la prueba de Velocidad Olímpica.

Valentín reparte sus prácticas entre la pista y la ruta. RE le preguntó sobre la diferencia entre ambas y cuál prefiere él.

“Las carreras en pista son pocas vueltas pero muy, muy duras. Desde que se larga se va fuerte hasta que termina. En cambio la ruta es más larga y se va rodando más. A mí me gusta más la ruta”. En esta modalidad Valentín obtuvo grandes logros en lo que va del 2023: en marzo se quedó con la durísima “Trepada de Los Ángeles”, en Nogoyá (Entre Ríos) ganó en la quinta fecha del Campeonato Argentino de Ciclismo, en agosto se subió a lo más alto del podio en La Rioja y en Tucumán. En la vecina provincia, pero en Pista también se alzó con la victoria en una competencia que se llevó a cabo en el circuito municipal del Parque 9 de Julio.

El orgullo del padre

“Estoy orgulloso de que mi hijo se vaya a San Juan. No lo queremos largar todavía del todo porque para mí es chico con sus 18 años”, dice Edgar, el papá de Valentín. Es que el joven deberá mudarse a tierra cuyana para emprender este nuevo desafío, lejos de sus afectos.

“Va a ser una temporada dura. Es un nivel muy alto en San Juan. Este año lo queríamos hacer ya de a poco y el otro año que se integre ya directamente. Sabemos que San Juan tiene grandes ciclistas y el nivel que tienen ahí, yo creo que no lo tienen en ningún lado en Argentina”.

Edgar tiene una importante trayectoria dentro del ciclismo provincial y desde hace unos años tiene a cargo la escuela que lleva su nombre. Sin dudas eso lo coloca como palabra autorizada para opinar sobre el panorama de la actividad en la actualidad.

Al igual que su hijo resaltó la importancia del Velódromo Municipal. “Es un logro muy importante por los chicos, por la seguridad de ellos”. Luego se refirió a la organización y la falta de un calendario regular para que les otorgue más rodaje a los chicos. “Falta un poco más de carreras. A nivel nacional tenemos cada un mes o mes y medio y nos están sacando un poquito de ventaja. Lo que ocurre es que los de otras provincias están corriendo todos los fines de semana. A nosotros nos falta un poco más de carreras para que los chicos se hagan, se afiancen. Igual así siempre la estamos peleando a nivel nacional”.

Otro de los aspectos claves dentro de la preparación de los ciclistas es tener una bici en condiciones, lo cual implica una inversión económica que no todos pueden concretarla. Edgar comentó que “mantener una bici está muy difícil, aparte de los viajes”. En ese orden, Castro destacó el apoyo municipal y del gobierno, además de privados que aportan para que puedan participar en las competencias.

Sueños

Valentín se ilusiona con vivir del ciclismo. Está en su horizonte y sabe que para lograrlo debe radicarse en otras latitudes. “Voy a dar lo mejor para llegar al sueño que siempre tuve”, dijo. “Estamos seguros de que para vivir de la bici, hay que pensar en Europa porque aún es difícil vivir de esto en Argentina”, dice su padre Edgar.

No todo es ciclismo y estudio para el joven, quien le comentó a RE sobre su amor por los animales. Es por eso que aprovecha los fines de semana para ir a Nueva Coneta en donde su familia tiene una casa. “Mi abuelo tiene caballos, así que cuando tengo tiempo libre o no tengo carrera, me voy al campo y ando a caballo”.

Texto: Pablo Vera

Fotos: Ariel Pacheco y gentileza Valentín Castro

Seguí leyendo

Te Puede Interesar