jueves 29 de febrero de 2024
Colapinto

El argentino que sueña con la F1

Tras el Rookie Test, consiguió la Superlicencia de Fórmula 1 para competir en Grandes Premios de la categoría máxima.

El 28 de noviembre de 2023 quedará en la historia como el día en el que un argentino volvió a conducir un auto de Fórmula 1. Fue Franco Colapinto, el joven nacido en Pilar que -con apenas 20 años- sueña con llegar a la categoría más importante del automovilismo mundial.

“Fue un momento único e histórico para nuestro país”, dijo Colapinto al bajarse del monoplaza, en diálogo con el periodista Juan Fossaroli (ESPN).

Franco está finalizando un año soñado: luego de su buena performance en F3, debutó el fin de semana pasado en la F2 (abandonó en la vuelta 16 por problemas en el auto), categoría previa a la F1 y en la que participará durante 2024.

“Son tantas cosas nuevas y tantas las emociones que se te vienen a la cabeza en momentos así. Un piloto tiene que pasar por muchas cosas para llegar a este momento. La gran mayoría no tiene esa posibilidad. Yo lo soñaba desde muy chico y me emociona mucho haberlo cumplido”, expresó.

Por último, dijo: “Lo disfruté como la primera vez y la traté de disfrutar como la última. No sabés cuándo puede pasar de vuelta algo así”.

El Williams, en detalle

- El motor es un turbo-híbrido de 1.6 litros, desarrollado por Mercedes-AMG. La Fórmula 1 dice que es el “más avanzado y eficiente del planeta”.

- Utiliza un combustible con biocomponentes que deja una huella de carbono “prácticamente nula” en el medioambiente.

- La pérdida de carga aerodinámica es de apenas el 4 por ciento a 20 metros y del 18 por ciento a 10 metros.

- Tiene aletas sobre las ruedas delanteras. Con ellas, el auto controla mejor la estela que sale de los neumáticos frontales y la aleja del alerón trasero.

- Las ruedas son de 18 pulgadas con perfil bajo.

- El alerón delantero genera una carga constante al correr cerca de otro auto y garantizar que la estela de la rueda delantera esté bien controlada y dirigida hacia abajo de la manera menos disruptiva.

- El efecto suelo: tiene túneles subterráneos que permiten producir grandes cantidades de carga.

- El alerón trasero crea un flujo de aire giratorio que recoge la estela de la rueda trasera y la hace rodar hacia el flujo que sale del difusor, formando una estela invisible en forma de “hongo”.

- Está diseñado para que el motor se separe del chasis en caso de un impacto y sin exponer al tanque de combustible.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar