miércoles 22 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Análisis

"Los catamarqueños nos vamos a lamentar"

Por Hernán Miguel Colombo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de junio de 2022 - 10:11

"Los catamarqueños nos vamos a lamentar", decía mi amigo y compañero de militancia Mario D. Aguirre, cuando nos exhortaba a buscar una verdad que nos uniera a los catamarqueños y nos hiciera superar el poder tradicional provincial y de sus herederos. Pero cuesta encontrar una dirigencia que sepa evolucionar y superar esos designios.

En nuestra contemporaneidad, tuvimos por lo menos tres hechos traumáticos de fuerte impacto social, pero siempre nos damos maña para zafar de ellos. Lo nuevo ahora es la crisis provocada por cuevas financieras que absorbieron, por lo que se sabe hasta el momento, ingentes recursos que incluirían desde plata negra, recursos públicos generados por coimas, etc., y lo mas penoso, es que como siempre, los que pagan esta corrupción, son los que menos tienen, remiseros, docentes, jubilados, empleados públicos, entre otros, porque les hicieron creer que pasarían a ser ricos de un día para otro. Pero lo único que lograron es hacer crecer una pirámide que alimentaba a los grandes lavadores y blanqueadores, que es más que probable, se hayan retirado antes que estallara la crisis. Porque como decía Ponzi, los últimos financian a los primeros.

La historia se repite, como en el 2001, pero no precisamente como comedia. Cuando estalló la convertibilidad que fue un gran intento dolarizador de la economía argentina, los principales beneficiarios ya se habían retirado antes, vía fuga de capitales. Solo quedaron las mismas víctimas de siempre, que caceroleaban y golpeaban las puertas de los bancos. Dicen que, según la Fundación Favaloro, durante el estallido de la convertibilidad murieron 18.000 argentinos por problemas cardíacos.

Poco antes que estallara la crisis de la pirámide, en Catamarca estaba instalado el tema del narcotráfico, con el conflicto en el cual un juez federal y su secretario eran cuestionados por otro juez federal, debido a sus procedimientos, aparentemente poco ajustados a derecho.

Pero como siempre, luego los temas nuevos van tapando a los viejos mientras vamos poniendo la mugre bajo la alfombra, que se va a convertir en un campo minado y tarde o temprano puede estallar en nuestros pies.

Es probable que muchos comprovincianos coincidan con estas reflexiones. Son para debatir, porque de lo contrario, “los catamarqueños nos vamos a lamentar”.

Sabrán juzgar las palabras por mi intención de siempre: convivir en una sociedad progresista y solidaria.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar