Recesión y despidos

En el último año se perdieron casi 4.000 empleos textiles registrados

Se vendió entre un 12 y un 15 por ciento menos que en 2017. Incide la caída del consumo, la suba de las tarifas y la apertura de las importaciones.
jueves, 16 de agosto de 2018 · 08:36

Por la caída en las ventas, la baja o nula financiación con altas tasas de interés, el aumento de las importaciones, la suba en las tarifas y el incremento de los costos el rubro indumentaria es el sector con resultados más negativos desde 2016.

Así lo aseguró al diario Ámbito Financiero Claudio Drescher, presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria y socio de la firma Jazmín Chebar. “Las estadísticas de venta están marcando que el rubro indumentaria se encuentra en una situación extremadamente compleja. Desde 2016 en adelante es el sector que ha tenido los resultados más negativos. Hace dos años y medio que el INDEC marca que éste es el sector productivo de la Argentina que ha decrecido en forma constante durante dos años y medio. Específicamente, en este año, lo que está sucediendo es una acentuación de la caída de ventas de unidades”, detalló.

Drescher mencionó que calculan estar en “alrededor del 12 a 15% unidades menos que el año pasado, en los sectores formales de la industria”.

“A todo el sector industrial y pyme le afectan las tarifas; le afectan las bajas de ventas; le afecta la financiación absurda, casi surrealista, cuando se pagan tasas de interés de 45 a 55%, que es algo delirante. Si a esto le sumás el aumento de los costos de las tarjetas de crédito; la importación de productos que se hizo durante todo este período; las compras en el exterior, es una hermosa pintura de un pintor holandés mostrando el fin del mundo”, sostuvo el empresario.

Según la nueva edición del Semáforo de la Indumentaria Argentina, generada por la CIAI, la reducción de la producción industrial repercutió en la pérdida de puestos de trabajo. Entre el cuarto trimestre de 2017 y mismo período de 2016 se perdieron 3.761 puestos, cifra que equivale a una reducción de 8,1% en el plantel del personal de estas industrias.

A eso habría que sumar la réplica entre los empleos no registrados ya que el sector es uno de los que pose un alto porcentaje de producción informal.

Uno de los puntos que atentaron contra la industria fue la importación. Por primera vez desde 2015 “desde hace algunas semanas empezó a decrecer, pero porque los importadores no saben a cuánto va a estar el dólar”. Las exportaciones de ropa, en tanto, cayeron 6,4% en el primer semestre del año respecto a igual periodo de 2017, según los registros aduaneros del INDEC.

Otras Noticias