Informe de la UMET

El empleo registrado privado cayó casi un 3% desde 2015

Es por la caída de la producción industrial y la suba del empleo en negro.
lunes, 20 de agosto de 2018 · 08:55

El empleo registrado privado cae en la Argentina. Se trata de un fenómeno que manifiesta serios problemas sobre la realidad del mercado del trabajo del país y plantea grandes desafíos para el futuro.

De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), a mayo pasado (último dato oficial conocido) "el número de trabajadores formales privados por 100 mil habitantes en el país se redujo 2,7% desde noviembre de 2015, producto del pobre nivel de creación de empleo registrado. Mientras que en ese lapso la población creció un 3,1%, el empleo registrado privado solo lo hizo en 0,3%, un virtual estancamiento".

El empleo registrado es considerado por los expertos como el de mayor calidad dentro del universo de la actividad privada. A diferencia del empleo no registrado, del autónomo y del monotributista, integra al trabajador a la seguridad social y a los beneficios de la legislación laboral. Esto es, a contar en el futuro con una jubilación y en el presente con cobertura de salud, vacaciones pagas, aguinaldo, indemnización por despido y cualquier otro beneficio que se aplique por la existencia de los convenios laborales, como la discusión salarial vía paritarias.

Por otro lado, la relación entre la cantidad de empleos registrados privados y la población permite establecer si el empleo crece tan rápido como la población. Es como en la carrera entre salario e inflación: entre un año y otro, una persona puede recibir un sueldo mayor, pero si esa suba es menor que la inflación, en realidad su sueldo será más bajo.

El informe de UMET agrega que "esto impacta en la participación del sector formal en la economía. Como consecuencia del magro desempeño del empleo registrado, la participación de los trabajadores formales privados dentro de la población es cada vez menor".

El estudio observa que "cabe señalar que, como consecuencia de la crisis económica, estos números se profundizarán en los próximos meses dado que estos datos son previos al impacto de la corrida cambiaria".

Además, el estudio de la UMET indica que "la disminución del empleo formal en el total del país es un fenómeno generalizado: cada una de las cinco regiones muestran en el mes de mayo de 2018 un número de trabajadores formales privados per cápita menor al que tenían en noviembre de 2015".

Según el estudio, la región en la que más cayó el empleo formal entre noviembre de 2015 y mayo de 2018 es la Patagónica, con un descenso del 10,1 por ciento. Le sigue Cuyo, con una pérdida del 3,9%; el NEA, con 2,7%; la región Pampeana, con una caída del 2%; y por último, el NOA, que con un descenso del 1,5% es la región que menos empleo formal privado perdió en estos dos años y medio.

Otras Noticias