domingo 19 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Los victimarios suelen ser del entorno íntimo

Ultrajes en la niñez: una problemática puertas adentro

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de junio de 2022 - 00:10

Con relación al abuso sexual en la niñez (ASI), es importante tener en cuenta, según estudios afines, al menos la mitad de los casos se produce en el hogar; el victimario, es decir quien perpetra el abuso, es alguien conocido por la víctima y, por lo general no es sólo conocido, sino que tiene algún grado de familiaridad. A veces, suele ser el padre, padrastro, abuelo, tío, hermano o primo (en estos casos, se trata de un abuso sexual intrafamiliar); en otras ocasiones, puede ser un docente o vecino.

El ASI posee datos estadísticos que son dramáticos. En Argentina, algunos estudios estiman que uno de cada cinco niños y niñas es abusado por un familiar directo antes de los 18 años. La edad media de inicio del abuso es de ocho años. También, se advierte que la gran mayoría de las víctimas serán niñas o adolescentes mujeres (ocho o nueve de cada 10). Además, el 70 % de las adolescentes víctimas no dirá jamás que fue abusada ni buscará ayuda.

El victimario realiza un abuso de poder. A través de diversos mecanismos de manipulación y amenaza, quien abusa genera en la víctima un sentimiento de culpa y vergüenza. Es por ese motivo que quienes lo sufren pueden tardar mucho tiempo, incluso años, hasta que pueden poner en palabras lo que les sucedió. Niños, niñas y adolescentes suelen ser silenciados por sus propios agresores, mediante distintas estrategias. El agresor sexual se vale del miedo, la culpa y la manipulación. De esta manera, promueve la impunidad en estos actos de violencia. A la vez, se destacó que la vulnerabilidad en estos casos reside en el hecho de que chicos y chicas, por su inocencia, condición física o sexual no comprenden la criminalidad de los ultrajes, más aún cuando el agresor es padre o un familiar cercano. “Estos agresores se aprovechan del amor y la confianza”, explicaron.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Cristian Barrionuevo (derecha), saliendo de Fiscalía. 

Te Puede Interesar