jueves 18 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Buenos Aires

Murió el profesor que fue atacado de cinco balazos en Villa Luzuriaga

Luciano Andrés Geddo había sido baleado el 9 de junio pasado en la puerta de su casa, en el momento en el que se dirigía al trabajo, por desconocidos que se movilizaban en un auto.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
25 de junio de 2022 - 10:07

Luciano Andrés Geddo, un profesor de literatura que había sido atacado de cinco disparos en la puerta de su domicilio situado en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga, al oeste del conurbano, falleció este viernes luego de quince días de agonía.

Geddo, de 44 años, había sido atacado el 9 de junio pasado cerca de las 7, en la puerta de su domicilio, situado en la intersección de las calles Juan Florio y Cervantes, de esa localidad del partido de La Matanza,.

Desde entonces, se encontraba internado en estado de gravedad en el Hospital Interzonal de Agudos de Haedo, donde se produjo su deceso en horas de la mañana, según informó el sitio local El 1 Digital. 0

Geddo fue atacado a tiros cuando salía de su casa, donde vivía con su padre, para dirigirse al trabajo por un grupo de individuos que se movilizaba en un automóvil Citroën C4 de color negro.

El docente, que se desempeñaba en varias escuelas de la zona, recibió al menos cinco disparos en distintas partes del cuerpo, los agresores huyeron y por el momento no había detenidos en relación al caso.

En el momento en el que fue llevado al hospital, situado a unas 20 cuadra del lugar del hecho, se comprobó que Geddo había sufrido una herida en el cuello que le rozó la carótida, mientras que además recibió disparos en abdomen, pecho, mano y pierna y desde un primer momento se encontraba en estado reservado.

Los policías que se hicieron presente en la escena del ataque secuestraron en la escena del crimen seis vainas calibre 9 milímetros.

Según trascendió con el correr de la investigación había perdido fuerza la hipótesis del robo y las sospechas apuntaban a una posible venganza personal para explicar el crimen.

El caso era investigado bajo las órdenes de la fiscal Analía Córdoba, quien se encuentra al frente de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 11 del Departamento Judicial de La Matanza.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
un auto desbarranco en la cuesta de el portezuelo

Te Puede Interesar