viernes 25 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La trampa piramidal

La política se metió en la pelea judicial del caso Bacchiani

Un abogado pidió la detención de "Tronco" Jalil. Rubén Manzi cuestionó el accionar de la Fiscalía Federal.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La política se metió de lleno en la disputa judicial de la causa Adhemar Capital que tiene como principal imputado a su dueño, Edgar Bacchiani, quien está procesado con prisión preventiva. La nota saliente fue la presentación efectuada por el abogado querellante Alfredo Aydar, quien solicitó la inmediata detención a Andrés Emilio "Tronco" Jalil, hermano del Gobernador.

Según el abogado tucumano, “Tronco” Jalil era socio de Bacchiani y se dedicaba a la captación de inversores para formar los denominados “pozos”, en los que un grupo de personas colocaba dinero en pesos o dólares y que posteriormente eran transferidos a las cuentas de Adhemar Capital a cambio de obtener jugosos intereses mensuales.

En la acusación de Aydar también se destaca que Andrés Jalil efectuó transferencias desde las cuentas de la Fundación Jalil y desde el Sanatorio Junín a las de Adhemar Capital.

En la presentación que ingresó al Juzgado Federal, el querellante vincula todo este escenario a la posterior adquisición que hizo “Tronco” Jalil de un edificio en calle Almagro, el cual habría sido comprado por un millón de dólares. Aydar pidió que el juez Miguel Ángel Contreras ordene el allanamiento de ese edificio y del domicilio de Andrés Jalil.

“Tronco” Jalil es hermano del gobernador, Raúl Jalil, y sus vínculos con Bacchiani eran públicos y notorios. Participaba de las fiestas organizadas por el “trader” y es padrino de uno de sus hijos. Luego de que se derrumbara Adhemar Capital, denunció a su compadre por estafa.

El abogado tucumano pidió que citen a testigos, entre los que sobresale el nombre del legislador de la CABA, Roberto García Moritán, casado con la modelo “Pampita” Ardohain.

Esta denuncia y pedido de detención de Aydar se superpone con la presentación realizada el martes por el exdiputado y dirigente del PRO Diego Martín Figueroa, quien basó su solicitud en los informes efectuados por la Unidad de Información Financiera (UIF) que forman parte del expediente Adhemar Capital.

Manzi pidió ampliación

Por su parte, se conoció en las últimas horas que Mariano Manzi pidió ampliar su declaración indagatoria en el marco de la causa que lo tiene como imputado por "insolvencia fraudulenta" en el expediente Adhemar Capital. El presidente del Congreso de la Coalición Cívica-ARI había sido llamado a indagatoria la semana pasada al igual que la escribana Joaquina Córdoba Gandini.

La presentación de la ampliación de indagatoria fue realizada por el abogado de Manzi, Daniel Ortega, y estaban a la espera de que los notifiquen el día y la hora para comparecer. Hasta el momento no se conoció la fecha ya que el juez federal Miguel Ángel Contreras se encuentra de licencia y a su regreso se reanudarán las audiencias.

Manzi había sido indagado el jueves de la semana pasada y había negado cualquier tipo de vinculación con Edgar Bacchiani. La imputación de Manzi fue la consecuencia de la declaración realizada por José Blas, quien manifestó como "imputado colaborador" que el dirigente de la CC-ARI había asesorado a Bacchiani para lograr el desprendimiento de sus bienes más costosos y evitar el embargo. Como soporte ofreció un pendrive con la grabación de una conversación en un viaje de Buenos Aires a Catamarca. La escucha de este audio fue llevada a cabo la semana pasada en el Juzgado Federal y la defensa de Manzi señaló que estaba "manipulada". Por su parte, el diputado nacional Rubén Manzi (CC-ARI, Juntos por el Cambio) se refirió a la investigación de la Justicia Federal del caso Bacchiani que en las últimas semanas involucró a su hijo y dirigente político Mariano Manzi. El legislador fue contundente al afirmar que “no hay pruebas que lo vinculen a un hecho ilícito” y acusó al fiscal federal Santos Reynoso de haber sido presionado por el poder político para involucrarlo en el escándalo.

“Me llama poderosamente la atención que el fiscal Santos Reynoso, con una rapidez muy poco habitual y con tan pocos elementos, haya requerido la imputación sin elementos de mi hijo”, señaló el presidente de la CC-ARI de Catamarca, quien sostuvo que “surge a todas luces que los hechos que se le quieren enrostrar son el resultado de una forzada interpretación de elementos de prueba sumamente endebles, que básicamente no vinculan a Mariano con ninguna actitud ilícita”.

“Todo esto es una gran cortina de humo para tratar de tapar los enormes problemas que tiene este gobierno con todo este escándalo que involucra a más de un funcionario que no pudieron ni podrán explicar sus acciones”, afirmó Manzi, y detalló: “Hay compras directas de ministros a empresas de (José Armando) Blas, el reo que lo implica a mi hijo; hay allegados, familiares y miembros del poder que con su accionar hicieron posible el boom Bacchiani y de otras financieras”.

También opinó que la Justicia debería investigar, por ejemplo, “cuando el ministro (Eduardo) Niéderle afirma muy libre de cuerpo que la obra pública está cartelizada, lo que es reconocer abierta e impunemente que hay un sistema de corrupción gravísimo. Inexplicablemente, el gobernador Jalil aún no lo removió”, expresó.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
encontraron muerta a eliana pacheco

Te Puede Interesar