lunes 13 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

El misterio de Bulacio y RT

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
30 de mayo de 2022 - 01:10

En el escándalo de la trampa piramidal con media docena de financieras en Catamarca y todos sus dueños imputados y detenidos, el caso de RT Inversiones es, quizás, el que más intrigas despierta. Hay varias razones. Una de ellas es que se trata de la financiera más antigua que operaba en la plaza, con al menos dos décadas de existencia. La creó Miguel de la Orden tras dejar la gerencia del ex Banco de Catamarca, que fue absorbido por el Banco de la Nación Argentina. La firma compartió el local con un servicio de correo internacional y una empresa de cobranza de servicios, otorgaba préstamos y cambiaba cheques oficiales, para lo cual cobraba una comisión, entre otras cosas. Hace un par de años, De la Orden le vendió RT a Edgardo Bulacio, una operación que se terminó de cerrar, según se sabe ahora por la investigación judicial, en abril de 2021. En ese momento ya se había desatado la locura de las supuestas inversiones en criptomonedas y la rentabilidad irresistible.

Fue Edgar Bacchiani con Adhemar Capital y sus obscenas demostraciones de riqueza y vida al estilo rockstar el que prendió la mecha. Poco después, RT Inversiones salió a competir con tasas de interés de entre el 10 y el 20% en pesos y dólares, según los montos invertidos. En el mundillo de los inversores hoy engañados se decía que esta firma daba más confianza, porque si bien no sabían a ciencia cierta cuáles eran las inversiones que hacía para pagar semejante rentabilidad, no veían el mismo derroche del que alardeaba Bacchiani con sus autos de alta gama, propiedades, viajes al exterior y fiestas con figuras del fútbol y artistas. “Al menos los Bulacio se van de vacaciones a Villa Gesell”, se consolaban.

De hecho, el perfil bajo de los dueños de RT era la antítesis del show de Bacchiani, quien se jactaba de su “sabiduría trader” y de los aportes económicos a deportistas e instituciones. Más aún, recién cuando se cerraron los grifos en febrero pasado y empezaron a recrudecer las protestas de ahorristas, al mes siguiente Edgardo Bulacio hijo hizo su aparición en sociedad. Hasta entonces solo era un nombre y una firma.

¿Pero qué pasaba con Bulacio padre? Absoluta ausencia pública. Ni siquiera cuando fue el proveedor privilegiado de la Subsecretaría de Acción Social con las controvertidas compras directas de la gestión de Víctor Hugo Brandán, a fines de la década del ’90, se había mostrado en público. Y eso que no faltaban menciones de su nombre, tanto en la causa penal abierta contra Brandán como en el intenso debate político suscitado a partir de ese hecho.

Pese a ser el dueño de RT Inversiones, Edgardo Edmundo Bulacio adoptó hacia afuera una postura de prescindencia. Tanto es así que cuando la financiera dejó de pagar, algunos clientes que lo conocían de “toda la vida” e incluso amigos lo llamaban para pedirle que interceda ante los gerentes para cobrar. La respuesta que recibían era siempre la misma: les decía que ya no tenía “nada que ver” con RT, que ahora todo lo manejaba “Edgardito”, que ni siquiera sabía bien cómo era el estado de la empresa.

Todo eso empezó a derrumbarse a partir de su imputación y posterior detención ordenada por el juez federal de Santiago del Estero, Sebastián Argibay, a cargo de la investigación. Y mucho más con los testimonios fulminantes de tres cajeras de la firma.

“Vi a don Bulacio con bolsos que metía en la camioneta y se los llevaba al estacionamiento, pero no sé a dónde llevaba el dinero. Siempre que vi eso fue llevando dinero, nunca vi que trajeran”, declaró una de ellas. Otra describió que “los bolsos de dinero los retiraban en una camioneta y en un autito verde, creo, de Edgardo Bulacio. Mi compañero que contaba la plata lo llamaba a Edgardo Bulacio, que iba a buscar la plata. No había mucho control al principio, entraba muchísimo dinero y salía muchísimo dinero”. Y la última también dijo haber visto a “Edgardo Bulacio padre trasladar el dinero hacia afuera, le consultaba a la tesorera cuánto había y se llevaba una cierta cantidad de dinero personalmente”.

Hoy Bulacio padre tendrá la oportunidad de explicar algo de eso al juez Argibay. Algo parece ser irrefutable: no era cierto que él “nada que ver” con RT. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
LAURO. UNO DE LOS VACUNOS DE RAZA BRAFORD PREMIADOS EN LA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE CORRIENTES.

Te Puede Interesar