Carta al Director

Un profundo agradecimiento a pesar de la pérdida

lunes, 27 de agosto de 2018 · 04:00

Señor Director:

Me dirijo a Ud. para solicitarle tenga a bien hacer lugar en las páginas de su prestigioso matutino, en “Lo bueno lo malo y lo feo” la siguiente nota.
En tiempo en que pareciera que los valores se perdieron, que fueron enterrados, pisoteados o ignorados, surge como una luz en el desierto oscuro, la esperanza, la fe en que todavía se puede, que todo no está perdido.
Desde mis vivencias y como hace exactamente 12 años lo hiciera, necesito destacar la educación que no siempre es concordante con el título obtenido en la universidad; el profesionalismo, la excelencia, humanidad, solidaridad, acompañamiento y cariño puestos de manifiesto en la atención de mi esposo Manuel Antonio Herrera, de Santa María, a lo largo de su enfermedad (falleció el 23/05/18), por los Profesores doctores Ramiro Castellano (Cardiólogo), Norma Beatriz Naval (Neumóloga) del Instituto de Cardiología, sito en Avda. Mitre 760, Tucumán y de la licenciada Viviana Salas de la sala 7 de Rehabilitación Cardiopulmonar del Hospital Ángel Padilla de la vecina provincia de Tucumán. Incomparables seres humanos abrazados a su profesión con amor y dedicación, no solo en sus lugares de trabajo sino a través de las distintas vías de comunicación.
Es justo destacar también las personas que dignamente se desempeñan en la Delegación de OSEP en Tucumán: Dra. Porta, Dr. Castillo (en su momento) Srta. María Noel Acevedo, contadora Ana María Pérez Monje, quienes además de cumplir con su obligación, acompañan, se solidarizan y ayudan a llevar la pesada carga del dolor de una enfermedad propia o de un familiar, siempre atentos, escuchando, poniendo la mano en el hombro, enjugando lágrimas muchas veces, así intentando consolarlo y tratando de resolver siempre cualquier problema a todos los afiliados.
Cabe decir que la Delegación de Tucumán es el firme soporte de los santamarianos que recurren buscando salud.
Un agradecimiento al Director provincial de OSEP, Dr. Julio Cabur, que toman como prestadores de servicio a la empresa "Air Liquide" (proveedores de oxigeno), cuyo personal es altamente capacitado y humanos. De igual modo mi reconocimiento a todo el personal del Hotel Bristol (Tucumán) siempre dispuesto a servir, hacer sentir como si estuviéramos en nuestra propia casa.
Estoy convencida, junto a mi familia, de que es justo reconocer y agradecer a las invalorables virtudes o actitudes de las personas que Dios nos pone en el camino, sobre todo y como decía al comienzo, cuando creemos que todo está perdido. Y parafraseando a González Prada: “La vida no es la vida que vivimos. La vida es el amor, es el honor, es el educar con el ejemplo, es un constante brindarse, servir, dar sin esperar recompensa.... Por eso hay muertos que en el mundo viven y hombres que viven en el mundo muertos”, y a Ud. Sr. Director por el espacio y oportunidad para expresar lo vivido.

María C.V. de Herrera
DNI 5.474.134
Sabin Martín Nº 463
Santa Marida (Catamarca) 
 

Otras Noticias