Coronavirus

Europa supera los cinco millones de casos y endurece restricciones

Cierran bares y restaurantes, limitan reuniones, restringen circulación y prohíben eventos deportivos con público
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 10:00

Francia ordenó el miércoles el cierre de los bares y restaurantes de Marsella, la segunda ciudad más poblada del país, cuando Europa superó los cinco millones de casos de COVID-19 y comienza a imponer restricciones más estrictas para frenar los contagios.

Casi 32 millones de personas se han infectado y más de 971.000 han muerto en todo el mundo desde que el nuevo coronavirus fue detectado por primera vez en la ciudad china de Wuhan a fines de 2019.

Tras reabrir su economía devastada por los cierres de la primavera boreal, Europa enfrenta un resurgimiento de la enfermedad, lo que obligó a las autoridades a endurecer las medidas.

Más de la mitad de las infecciones europeas se reportaron en Rusia, seguida de España, Francia y Reino Unido. Los 380.000 casos notificados en la última semana representan el número más alto en la región desde el inicio de la pandemia.

En Francia, dos de las zonas más golpeadas por el rebrote del virus fueron declaradas en “alerta máxima”: Marsella, una ciudad portuaria mediterránea, y la isla de Guadalupe, en el Caribe.

Este nivel de alerta, que precede al estado de urgencia sanitaria, obliga a cerrar todos los bares y restaurantes, una medida que entra en vigor el sábado en un sector ya tambaleante.

Por otra parte, once grandes ciudades francesas, incluyendo la capital, París, Lyon y Niza, fueron declaradas en “zona de alerta reforzada”, lo cual supone limitaciones para reuniones públicas de más de 10 personas y horarios de cierre más tempranos para los bares.

La región de Madrid, epicentro de una explosión de infecciones en España, limitó la movilidad de unas 850.000 personas.

Madrid solicitará apoyo “urgente” de militares para realizar tests y labores de limpieza ante el nuevo auge, y el viernes ampliará las zonas bajo restricción, anunciaron las autoridades.

El gobierno británico también anunció nuevas pautas para tratar de detener el creciente número de víctimas, que entrarán en vigor para los pubs y restaurantes el jueves, obligándolos a cerrar a las 22H00. También se anuló la reapertura de eventos deportivos al público, prevista para el 1º de octubre.

Reino Unido registró más de 6.000 nuevos contagios en 24 horas el miércoles, con casi 42.000 muertos desde que comenzó la pandemia.

El primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió que las nuevas restricciones podrían durar hasta seis meses. Sus asesores habían dicho que Reino Unido podría contabilizar 50.000 casos de coronavirus diarios para mediados de octubre si no se toman medidas.

Impacto “catastrófico” en el empleo

En la Asamblea General de la ONU, que se realiza en formato virtual, el secretario general, Antonio Guterres, llamó a los países y medios de comunicación a combatir la desinformación sobre el coronavirus y las posibles vacunas.

“El COVID-19 no es solo una emergencia de salud pública, también es una emergencia de comunicaciones”, afirmó.

En su discurso ante la comunidad internacional, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, propuso convocar a un grupo de líderes mundiales para formular un plan de recuperación mundial pospandemia.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijo que el COVID-19 ha tenido un impacto “catastrófico” en el empleo, con cientos de millones de puestos de trabajo perdidos y trabajadores sufriendo una caída “masiva” de sus ingresos.

Para el cuarto trimestre de este año se prevé que la pérdida de horas de trabajo sea del 8,6%, equivalentes a 245 millones de empleos a tiempo completo.

La OIT alertó también sobre “grandes disparidades en materia de incentivos fiscales que amenazan con aumentar la desigualdad entre los países más ricos y los más pobres”.

Otras Noticias