lunes 10 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El fallo quedó firme

Condenado por "homicidio culposo" fue enviado al penal

En junio de 2015, Víctor Pedro Flores arrolló a una niña. En diciembre de 2019 fue condenado a tres años y cuatro meses.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de diciembre de 2021 - 01:05

Víctor Pedro Flores ya se encuentra cumpliendo su pena de manera efectiva en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán. En diciembre de 2019, el Juzgado Correccional de Tercera Nominación lo halló culpable del delito de “homicidio culposo agravado” y fue condenado a la pena de tres años y cuatro meses de prisión efectiva. No obstante, mantenía la libertad hasta tanto el fallo quedara firme.

El penado casó la sentencia. La querella, a cargo del abogado Arturo Herrera Basualdo, había solicitado la inmediata detención de Flores porque consideró que había riesgo de fuga. La Corte de Justicia de Catamarca rechazó el planteo. Flores no recurrió el recurso federal ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y el fallo quedó firme. Ante esta situación, recientemente fue trasladado al penal.

El hecho por el que fue condenado sucedió el 27 de junio de 2015. De acuerdo con la investigación, Flores se conducía en su Ford Ecosport con 1,02 litros de alcohol en sangre y arrolló a una nena de nueve años que estaba juntando nueces sobre la Ruta Provincial 147 en el distrito Chaquiago, Andalgalá. Un testigo de la causa y que acompañaba a Flores el día del accidente señaló que habían estado tomando bebidas alcohólicas instantes previos.

Flores alcanzó a pedir disculpas "a la familia" de la nena de 9 años a la que atropelló y le provocó la muerte. Fue en su última palabra antes de que el juez correccional Javier Herrera deliberara y lo hallara culpable y lo condenara. Además, le impuso esa pena, más una inhabilitación de ocho años para conducir cualquier tipo de vehículo.

Daño irreparable

El fiscal Víctor Ariel Figueroa había alegado que “el impacto psicológico y emocional del hecho es innegable para una familia que perdió una niña de solo nueve años y con toda su vida por delante. Condujo en estado de euforia, poniendo en riesgo la vida suya y de los otros, lo que demuestra una conducta temeraria altamente peligrosa que debe ser tenida en cuenta a la hora de la pena. También hay que destacar que la víctima se encontraba al costado de la ruta, donde se sentía segura y no tuvo ninguna incidencia en ser atropellada, no se puede atribuir a ella ninguna responsabilidad”, indicó el fiscal.

Consideró también que “un policía retirado, por su formación, conocía bien los riesgos de la situación en la que se encontraba”.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar