domingo 22 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Escuela secundaria y pandemia

Desigualdades que se profundizan

Una investigación nacional indaga sobre la forma en que las escuelas secundarias atravesaron la pandemia COVID 19.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de enero de 2022 - 01:30

Diciembre es el mes de cierre de ciclos. En el sistema educativo, esta vez hubo el cierre de no uno sino dos años atípicos marcados por la no presencialidad, la virtualidad y los intermitentes regresos a clases en la modalidad de burbujas. Solo hacia el final de este año en algunas escuelas pudo garantizarse la presencialidad plena. En definitiva, se vivió un período atravesado por muchos cambios, pérdidas, desafíos y aprendizajes.

Ante esta inusual situación, un equipo de investigación dirigido a nivel local por el Dr. José Yuni emprendió la tarea de analizar en profundidad cómo se vivió en las escuelas secundarias el tiempo pandémico y los saldos que dejó la experiencia en relación con las formas de escolarización y las desigualdades sociales. El estudio se realiza a nivel nacional en el marco de una convocatoria especial del Programa de Investigación sobre la Sociedad Argentina Contemporánea (PISAC). Se trata de un equipo de especialistas vinculados a la educación secundaria que conformaron una red compuesta por ocho grupos de investigación de universidades y centros académico-científicos nacionales que integra a casi 100 becarios e investigadores.

Los centros y universidades que componen el proyecto son UNICEN (FCH/NEES/CICPBA), Catamarca (IRES /UNCa-CONICET)Córdoba (CEA/FCS), Comahue (FADECS/IPEHCS-CONICET-UNCo), FLACSO Área Educación, Programa Educación, Conocimiento y Sociedad; UNGS (IDH), CIS-IDES-CONICET (PREJET) y Córdoba (FFyH/C. Investigaciones).

El proyecto analiza las respuestas que los sistemas educativos de las 24 jurisdicciones, han dado en términos organizativos, normativos y pedagógicos en los diferentes momentos de la emergencia sanitaria hasta la fecha. Lejos de la imagen mediática de escuelas cerradas y virtualidad masiva, este estudio muestra una gran variabilidad de respuestas destinadas a atender las desigualdades, diversidades y asimetrías existentes entre las provincias e incluso en el mismo territorio.

En 2020 luego de unos meses de iniciado el proceso de continuidad pedagógica, la Secretaría de Información y Evaluación del Ministerio de Educación de la Nación realizó una encuesta a escuelas, directivos y profesores de escuelas secundarias. Los resultados de esa encuesta ofrecieron una primera fotografía de la situación educativa en la pandemia. En el año 2021, el proyecto se asoció a esta área del Ministerio y colaboró en el diseño de una nueva encuesta que se aplicó a las mismas escuelas y personas pero ahora incorporó cuestiones como la desvinculación de los estudiantes, las estrategias para su retorno a las escuelas y las formas de apoyo, entre otras cuestiones. La información de ese estudio nacional muestra notables diferencias en las respuestas dadas para sostener la escolaridad de los estudiantes entre escuelas públicas y privadas, escuelas rurales y urbanas y la complejidad de las escuelas según su tamaño, infraestructura y las relaciones con las familias y la comunidad.

Paso a paso

En la primera etapa de indagación, se llevó adelante la recopilación de investigaciones publicadas sobre la educación secundaria durante la pandemia a cuatro escalas: internacional, latinoamericano, nacional y regional (de las ocho jurisdicciones). Por otra parte, especialistas en políticas educativas analizaron todas las resoluciones y normativas emanadas por el Ministerio de Educación, el Consejo Federal de Educación y de cada una de las 24 jurisdicciones del país, que regularon la educación en contexto de pandemia. Como resultado de este trabajo se conformó una base de datos ordenada cronológica y jerárquicamente en la que se puede distinguir los cambios que se fijaron para la continuidad pedagógica, en cuanto a la forma de trabajo docente, la priorización de contenidos, las formas de evaluación (evaluación formativa y promoción acompañada), el ordenamiento del tiempo de trabajo escolar en unidades pedagógicas, todos estos cambios alteraron la forma escolar conocida hasta el momento.

Las tareas de recopilación y análisis de publicaciones y normativas, se complementaron con entrevistas (presenciales y virtuales) a funcionarios de las 24 provincias responsables de la educación secundaria común, técnica, rural y privada. De igual manera se procedió con referentes del nivel como los supervisores, mediando encuentros virtuales o presenciales según las medidas sanitarias lo permitían.

Con el regreso a la presencialidad los equipos de trabajo pudieron acceder a las escuelas para conocer en detalle la realidad de los establecimientos. En cada provincia se ha seleccionado un conjunto de escuelas en las que se entrevistó a directivos, profesores y estudiantes. En esta instancia visitaron las escuelas de la Capital y el interior, para dialogar. En general fueron bien recibidos, “había muchas ganas de compartir sus experiencias, de reflexionar sobres sus aprendizajes y logros, también hacer un poco de catarsis”.

escuelas pandemia.JPG

La logística de acceso al campo adquirió las complejidades del territorio, en el caso de Catamarca las escuelas rurales son de difícil acceso, para estas tareas se respetaron los protocolos sanitarios en las escuelas y los establecidos para las tareas de investigación en los organismos de CONICET, como la presentación de carnet de vacunación de todos los investigadores previo al viaje. En esta etapa los investigadores gestionaron autorizaciones en cada departamento incluso conformaron grupos interprovinciales, especialmente en los departamentos limítrofes de Catamarca y Santiago del Estero.

El estudio realizado señala que, con la suspensión de clases presenciales, al iniciarse la pandemia el cuerpo docente y la comunidad realizaron un fuerte trabajo para mantener la vinculación de los alumnos con la escuela, lo que en el interior provincial tuvo importantes resultados. Se evidenció la importancia del tejido social comunitario que entendió la tarea de mantener la continuidad pedagógica como una responsabilidad compartida, a través de estrategias como las radios comunitarias, la distribución de cartillas por diferentes medios, el uso de redes sociales o canales de comunicación informales. A pesar de los esfuerzos realizados en el interior, los sectores vulnerables van a manifestar el peso de la soledad para continuar estudiando, muchos provienen de hogares con padres analfabetos o con estudio sin completos, lo que es uno de los principales obstáculos para acompañar la formación de sus hijos.

Mientras que en la Capital las dificultades para la continuidad escolar se distribuyeron entre el acceso a una conexión a internet, el conocimiento de uso y la disponibilidad de dispositivos tecnológicos, en algunos casos los hogares contaban con un solo celular para la conexión de varios chicos en edad escolar. La continuidad para los más vulnerables se fue haciendo cuesta arriba, porque a muchos también les faltó un lugar físico o cómodo para estudiar; en otros casos la desocupación, la desolación y las necesidades básicas insatisfechas, se colaron en su realidad y la escuela pasó a tener un segundo lugar. En estos estratos para atender la urgencia por la subsistencia, algunos jóvenes se adentraron en el mundo laboral a corta edad.

escuelas pandemia 2.JPG

El retorno al aula

El regreso a la presencialidad, más allá de las ilusiones del reencuentro entre compañeros y docentes, fue también con las viejas problemáticas que acarrea el nivel, a las que se le sumaron las exigencias de los protocolos de prevención del COVID-19que los establecimientos debían cumplir, por lo que para algunos el ansiado encuentro se postergó. En la ruralidad fue constante la demanda por el transporte que permita llegar a los establecimientos y los reclamos por el desayuno o el albergue. En este sentido el retorno estaba condicionado por los protocolos sanitarios, pero también por la posibilidad de contar con los apoyos que sostenían la presencialidad de los estudiantes, de manera que el retorno los encontraba con menos recursos que antes de la pandemia.

El grupo, liderado por el Dr. José Yuni, viene trabajando hace tiempo en torno a problemáticas educativas del nivel medio entre ellas la desigualdad, la inclusión tecnológica y la implementación de la ESI, fenómenos que se profundizaron o actualizaron durante la pandemia. En los últimos años, la escuela secundaria había logrado mayores niveles de inclusión, pero paralelamente mayor desigualdad al incrementarse los circuitos diferenciados en materia de calidad, infraestructura educativa y homogeneidad social. Esto pudo verse reflejado en el modo en que las escuelas y familias de distintos sectores resolvieron la continuidad pedagógica.

Equipo

José Alberto Yuni

Miguel Agustín Torres

Cecilia Evangelina Meléndez

Cecilia Elisabeth Ibáñez

María Gabriela Tapia

María Celeste Sánchez Escalante

Hortencia del Valle Escudero

María Ester Barrientos

Damián Acosta

Magalí Gonzales

Gabriela Barros

Paulo Magario

María José Rondano Von Zeilau

Texto: Basi Velázquez

Fotos: Ariel Pacheco

Seguí leyendo

Te Puede Interesar