De diciembre a la fecha

Algunos materiales para la construcción subieron un 50%

lunes, 27 de agosto de 2018 · 04:00

Los materiales para la construcción arrastran subas promedio del 50% de diciembre de 2017 a la fecha. 

La construcción es una de las actividades que más sufre el impacto de los efectos inflacionarios y la actualización de precios se ha transformado en una constante en los comercios del rubro.

Uno de los productos que más ajustes sufrió es el cemento. El producto que hoy se puede conseguir a $240 por bolsa, a diciembre de 2017 tenía un valor de $160.

Los ajustes en el producto se fueron dando en forma mensual en un promedio de entre el 8 y 10%, hasta llegar a la fecha con un acumulado promedio del 50%. 

Otro de los materiales que también sufrió un fuerte ajuste son los áridos. En el caso de la arena, mientras que a diciembre del año pasado se podía conseguir un camión a $890, hoy se compra a $1.150, en los corralones con precios más económicos. Mientras que el ripio también tuvo un ajuste promedio del 30%, y pasó de $1.700 a $2.000.

Asimismo, los ladrillos, ladrillones y block tuvieron ajustes promedio de entre el 20 y 30% promedio.
El hierro, en poco tiempo, tuvo grandes ajustes, por ejemplo el hierro del 10 en solo semanas pasó de $236 a $313; el hierro del 8 pasó de $151 a $203, entre otros.

El costo de las herramientas y maquinarias también sufrió el embate inflacionario y por ejemplo una máquina hormigonera pasó de valer $7.000 a $10.000.

Para ganarle a la inflación, muchas personas comenzaron a optar por pagar por anticipado los materiales para congelar los precios; sin embargo la medida no duró mucho, ya que los aumentos comenzaron a ser mensuales y la mayor parte de los comercios  dejaron de permitir las compras anticipadas y la reserva de material.

Junto con los aumentos de los materiales el valor de la mano de obra tuvo sus ajustes; sin embargo ante el freno de la actividad, muchos trabajadores optaron por mantener los precios vigentes a 2017 y no aplicar los aumentos.

Mientras la construcción se vio paralizada por la falta de obra pública debido a los ajustes del Gobierno nacional en las provincias y los retrasos en los pagos de certificaciones; las obras particulares también calaron en el sector. 

Los altos costos de los materiales y algunos ajustes en la mano de obra llevaron a muchos catamarqueños a paralizar la construcción y ampliaciones de vivienda. 

En la situación impactó la falta de posibilidades de créditos para financiar la construcción particular y hoy la mayor parte de las familias se encuentra a la espera de que se reactive la construcción de viviendas sociales. 

Otras Noticias