más empresas podrían verse en problemas para el pago de obreros

La Cámara de la Construcción teme que se paralicen más obras

Julio Córdoba dijo que el sector se encuentra en una situación crítica por la falta de envío de fondos nacionales y la imposibilidad de acceso a crédito.
domingo, 27 de mayo de 2018 · 04:08

El complejo panorama por el que atraviesa el mercado de la construcción y que empezó a dejar sus primeros coletazos en los últimos días en empresas locales con el retraso de pagos y el anuncio de paralización de algunas obras en Valle Chico podría acentuarse.

El presidente de la Cámara de la Construcción de Catamarca, Julio Córdoba, en diálogo con El Ancasti, dijo que en el último año el sector empezó a verse bastante comprometido, porque pasó a ser una constante la demora en la rendición de fondos. Sucede que en Catamarca el mayor porcentaje del movimiento en la construcción está dado en la obra pública.

“Cuando se licita después hay demoras para aprobar las adjudicaciones a nivel nacional y cuando las aprueban y se largan las obras después hay demoras para la rendición de fondos”, relató Córdoba, coincidiendo con lo que había admitido días atrás el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), sobre la demora en el circuito de financiamiento nacional.

Si bien señaló que desde la provincia se realizan gestiones en forma constante y que incluso es un tema en agenda cada vez que el gobierno local se reúne con el nacional, hasta el momento la situación no ha logrado encauzarse.

“Esto no arranca, pero las obras se ejecutan con mucho esfuerzo de las empresas. Esta eclosión que tuvieron algunas empresas en los últimos días con los problemas para el pago de los jornales creo que se va a generalizar”, se lamentó.

Según indicó en lo que se refiere a la construcción de viviendas sociales genera trabajo para entre 20 y 30 empresas locales, que a su vez ocupaban a alrededor de 4 mil puestos directos de trabajo, y una cifra casi similar de empleo indirecto a través de los comercios que proveen materiales, áridos, fletes y demás, sin tener en cuenta las familias detrás de cada empleado.

“El tema de la vivienda, que es un sector importante de trabajo para más de 20 a 30 empresas de Catamarca, está en crisis. Si bien siempre se pagaban los certificados con dos o tres meses de atraso, eso se agudizó estos últimos meses. Tanto es así que están debiendo certificados desde diciembre; estamos hablando de una mora de 4 a 5 meses en el pago de certificados”, destacó, para remarcar que a esto se suma además que los valores están desactualizados. “Se está trabajando con precios que tenemos de hace dos años. No hace falta decir lo que vale el cemento hoy en relación con lo que valía hace dos años, por ejemplo, ni lo que valía la mano de obra hace dos años a lo que vale hoy”, dijo.

COSTO

Según los valores estimados para la construcción, levantar una vivienda estándar de 55 metros cuadrados tiene un costo estimado en $1.100.000. El metro cuadrado oscila entre los $20.000 y $25.000.

Córdoba destacó que las empresas vienen haciendo un gran esfuerzo en los últimos tiempos y que la mayor parte de las que tuvo espalda para soportar los retrasos logró por lo menos dilatar lo inminente. Sin embargo,  frente al sombrío panorama se complicó aún más con las altas tasas bancarias que dejó a muchas de ellas imposibilitadas para acceder a asistencia financiera.

“Muchas obras van directamente a paralizarse hasta que esto se solucione. Algunos pudieron avanzar un poco, otros menos. Los que tuvieron más espalda aguantaron más, pero la situación ya se ha tornado crítica y sobre todo el panorama a futuro”, vaticinó.

Admitió que si no se aclara el panorama, "a fin de no seguir endeudándose y acrecentando el problema social, a las empresas no les quedarán más opciones.  Creo que muchas empresas están analizando parar las obras a corto plazo”.

Según detalló, muchas de las empresas locales crecieron en función de la programación anual para la ejecución de viviendas, el cual hace dos años se ha discontinuado.

Las obras que se ejecutan son licitaciones de 2014 y 2015. “Estos dos últimos años no se ha licitado ni se ha iniciado absolutamente ninguna obra nueva”, dijo, lo que seguramente terminará impactando con mayor crudeza si es que no se concretan a su término las licitaciones que estaban previstas.
“La Nación sigue mandando a cuentagotas los fondos para continuar con las viviendas, pero son compromisos ya asumidos, no es ningún favor que le están haciendo a la provincia, simplemente están cumpliendo con los convenios”, destacó.

Valores

Hoy el metro cuadrado de construcción tiene un valor de entre $20.000 y $25.000, por lo que una vivienda estándar de 55 metros cuadrados tiene un valor que parte desde $1.100.000. De ese presupuesto el 50% corresponde a la mano de obra.

Sin embargo, los valores que se abonan desde Nación y que cuentan con retrasos en las partidas corresponden a los valores fijados cuando una construcción similar tenía un costo aproximado de entre $400.000 y $500.000; y que hoy prácticamente se termina yendo en lo que hace a mano de obra.

Si bien la provincia ya anunció la ejecución de 900 viviendas para este año, las expectativas se enfrentan al complejo panorama.

Según estimó, esta obra implicaría la generación de entre 1.500 a 3.000 puestos de trabajo, pero caso contrario el sector se resentirá aún más. “Cuando una obra se termina, si no se inicia otra, sea vivienda, escuela, hospitales, es como una fábrica que se cierra”, comparó.

"El plan Belgrano es otra farsa"

Para Córdoba, el problema no solo atañe a la vivienda, sino que el retraso en envío de fondos se hace extensivo a diferentes obras con financiamiento nacional que se ejecutan en la provincia. Mientras que calificó al Plan Belgrano como una farsa porque a la fecha no se desarrolló ninguna obra, "solo hay carteles", dijo.

“Había muchas expectativas con el plan Belgrano pero no existe, es otra farsa, lo único que hicieron fue colocar carteles a obras ya iniciadas”, reclamó. “La única inversión que hubo fue en cartelería. Les hicieron gastar a las empresas para que vuelvan a hacer carteles y que les pongan Plan Belgrano, pero no hay obras nuevas”, dijo, lamentándose de que había generado una gran expectativa sobre la intención de un desarrollo para la región.

El titular de la Cámara de la Construcción señaló que esta falta de envío de fondos para viviendas impacta en toda la obra pública. “Lo mismo sucede con las escuelas, con el Hospital de Niños, con obras de infraestructura como es el PROSOFA, el PROMEBA. De lo que uno tiene conocimiento están todos demorados en el pago”, señaló.

“Los ingresos que generan las obras públicas se reinvierten en obras privada. Si la economía anda bien, si el sector de la construcción anda bien, es algo que retroalimenta al sector y se reinvierte en obras privadas”, dijo.

Opinó que la situación no va a tener una solución inmediata máxime con los anuncios de ajuste a nivel presupuestario en los programas nacionales. "Ellos hablan de reducir 30 mil millones de inversión en obras pública. Si con un millón de pesos en vivienda se generan dos puestos de trabajo en un año, quiere decir que 30 mil millones que se reduzcan serán 60 mil puestos de trabajo que se van a reducir a nivel nacional. En Catamarca cuando se para la obra pública no hay una actividad alternativa”, reclamó.

Para el sector, se excluyó a la clase media

El referente del sector empresarial también fue crítico con la modalidad implementada por el Gobierno nacional en torno a la nueva política para el acceso a las viviendas sociales que se construyen a través del Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI), del cual aseguró la clase media quedó excluida.
“La Nación diseñó un plan de viviendas en el cual la clase media ya no va a ser asistida por los planes FONAVI, sino que esa gente que gana más de dos salarios mínimos tiene que concurrir a los bancos y construir a través de financiación privada”, dijo Julio Córdoba. Y se lamentó de que con la actual  inflación  que afronta el país y las tasas que implementan las entidades bancarias es imposible acceder a la construcción con dos salarios mínimos. “Apenas le pueden alcanzar para subsistir, menos podrán acceder a un plan de vivienda”, dijo.

Si bien estimó que un programa de este tipo sí podría funcionar con una inflación menor, señaló que esto hoy debería replantearse e implementar otras posibilidades de acceso para construir viviendas.

Otras Noticias