viernes 17 de mayo de 2024
Seguirá detenido

Dictaron prisión preventiva para el padrastro imputado por abuso sexual

La jueza de Control de Garantías Nº 2, Cecilia Mas Saadi, dictó hoy la prisión preventiva en contra del hombre acusado de abusar sexualmente de su hijastra durante siete años. Con la resolución de la magistrada, el sujeto permanecerá detenido en el Servicio Penitenciario Provincial (SPP) de Miraflores, en el departamento Capayán.

El caso del padrastro se conoció en marzo último y generó conmoción en la comunidad del departamento Fray Mamerto Esquiú, donde sucedieron los hechos desde hace siete años atrás.

El encartado, de 37 años de edad, está sospechado de haber agredido sexualmente a su hijastra desde que ella tenía 11 años hasta los 18 años, edad que posee actualmente.

El viernes 15 de marzo de este año, él fue denunciado penalmente por la sobreviviente. Desde entonces, está privado de la libertad y ligado al proceso penal.

El hombre fue imputado por dos hechos por los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por la guarda y la situación de convivencia preexistente con un menor de 18 años de edad” y “abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado por la guarda y la convivencia preexistente con una menor de 18 años de edad”, todo en concurso real y en calidad de autor.

El jueves, en la audiencia de prisión preventiva que se realizó en el Juzgado de Control de Garantías, se conocieron más detalles de la causa. En la oportunidad, la fiscal de Violencia Familiar y de Género, Alejandra Antonino, se refirió a la pericia psiquiátrica del sujeto. Según detalló, la prueba indica que el sospechoso “tiene poco registro de dimensión del daño causado a su hijastra, y de su responsabilidad en el mismo”.

De acuerdo con lo que precisó, “el señor utiliza hechos de su infancia y actuales para victimizarse y justificar estos hechos. Él se siente, se autopercibe como la víctima en esta situación”. Además, comentó que él piensa que tuvo una relación sentimental con su hijastra y que ella le hizo un daño al denunciarlo. “Lo otro que señala la pericia psiquiátrica es que el señor tiene rasgos de una personalidad manipuladora”, agregó.

Antonino dijo que si bien se trata de un hecho de violencia sexual contra la mujer desde la infancia, también es un caso muy marcado de violencia de género porque “el señor ejerció un control de absoluto sobre la vida de su hijastra”. Esto surge de la declaración de la víctima, de la madre de ella, y del informe socioambiental.

“En todas estas piezas procesales lo que se señala es que el señor le controlaba su celular de manera permanente, le indicaba qué ropa se podía poner y cuál no, le prohibía usar escotes, no quería que tuviera novio, no quería que tuviera amigos porque ella era de él. Él se comportaba no como un padrastro sino como una pareja de su hijastra, y la consideraba un objeto de su propiedad que tenía que estar disponible para satisfacer sus deseos libidinosos cuando él quisiera”, explicó la fiscal.

Antonino, además, habló sobre la víctima. En este sentido, mencionó que ella “está en este momento en una situación de vulnerabilidad extrema. La evaluación de riesgo es alta y el informe socioambiental dice que, en este momento, como consecuencia del hecho, ya no vive más con su mamá. Duerme en donde puede. No cuenta con una beca para ir a la Universidad. Es una chica que realmente, dentro de su contexto, busca salir”. Indicó que la pareja de la sobreviviente fue clave para que ella realice la denuncia penal en contra del hombre.

Antonino hizo notar que “ella está muy angustiada, y sigue en un estado de confusión, donde está invadida por sentimientos de culpa, de miedo y de vergüenza por la situación”. La titular de la Fiscalía de Violencia Familiar y de Género remarcó que estas son “las típicas consecuencias de una situación de abuso donde la víctima sigue en estado cognitivo de confusión”. Según detalló, la joven todavía no recibió tratamiento psicológico y “el único sostén que realmente tiene es este chico, es su novio, el que de alguna manera regula sus estados de ánimo”.

Por otra parte, describió que se trata de un caso que se enmarca en un contexto de violencia de género y de victimización infantil “practicado por una persona que tenía que cuidarla”. La fiscal consideró que “existe riesgo procesal concreto de que, estando en libertad, el señor pueda manipular a su hijastra”. También aseguró que la intención de la Fiscalía “es poder elevarla a juicio a la causa lo más pronto que podamos”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar